Autores

Ianire Angulo Ordorika

Ianire Angulo Ordorika, ESSE

Celebración de una eucaristía en una parroquia en Valladolid/IGLESIA EN VALLADOLID

El hospital de campaña era esto

El domingo pasado viví una escena bastante curiosa cuando fui a misa. Al entrar en la iglesia antes de la celebración, me di cuenta de que había una mujer tumbada en un banco, mientras un señor le daba

Ferméntate: sí, tú

No tengo ningún reparo en confesar públicamente mi ignorancia. Me gusta aprender y, como hay tantas cosas que desconozco, no dejo de tener oportunidades para ello. En estos días he estado en El Puerto de

Lo que se resiste

La semana pasada estuve en Perú, y aunque mi estancia se haya reducido a apenas ocho días, siempre hay oportunidades para disfrutar, aprender y, sobre todo, encontrarme con personas.

Tarjeta roja a Rubiales

Como es propio de la condición humana ver con más claridad la paja en el ojo ajeno que la viga en el propio, quizá la polvareda en torno al beso, forzado y no consentido, de Rubiales a una jugadora nos puede abrir los ojos a las reacciones que, también en el ámbito de la Iglesia, brotan ante dinámicas abusivas.

Los contrastes de la memoria

Una de las cosas más frágiles que tenemos los seres humanos es la memoria ya que dejamos que se nos enfríe aquello que nos impactó en un momento y lo vamos relegando a un segundo plano en nuestras inquietudes y preocupaciones.
maleta aeropuerto

La maleta de los “por si acasos”

No tengo pruebas, pero tampoco dudas de que, en algún lugar del ADN, debe haber un gen escondido al que le tira viajar. Algo en la carga genética que provoca una querencia inevitable para conocer otras

serpiente

El génesis de la mentira

Supongo que forma parte del elenco de dichos que otorgan a los padres cuando reciben a un bebé en el hospital, pero mi madre siempre nos advirtió que se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, porque las

Pedro Sánchez

¿María Cristina nos quiere gobernar?

Hay quienes auguraban que, dependiendo de los resultados de las elecciones del pasado fin de semana, íbamos a amanecer en una época o en otra. Dudo que se refirieran a eso, pero la situación me ha recordado

Vacaciones porque estamos cansados y agobiados

No creo ser un bicho raro si digo que, a estas alturas del año, una servidora empieza a estar más que necesitada de vacaciones. El peso de los meses, de las tareas y los trajines varios, ya va haciendo

Titán

Implosión eclesial

Cualquier excusa es buena para aprender. Durante estos últimos días las noticias nos han permitido, al menos a mí, conocer cosas que no sabía. He tenido la oportunidad de enterarme que Wagner no es solo el