Autores

Rafael Narbona

Rafael Narbona

Lo que Europa le debe al cristianismo

Durante estas navidades, el Parlamento Europeo ha rechazado la propuesta de exponer un Belén en su sede, alegando que podría resultar ofensivo. Cuesta trabajo comprender qué puede resultar ofensivo en una tradición que ha acompañado a la sociedad europea durante siglos ... Un Belén en el Parlamento Europeo, lejos de ofender, podría haber servido para recordar que lo ético y humano es la acogida, y no la indiferencia o el rechazo”.

En tierra de todos

Hay muchos católicos con la sensación de deambular por tierra de nadie, pues muchas veces sienten que la Iglesia y el Evangelio, lejos de concordar, se mueven en direcciones diferentes. Vivir en tierra de nadie no es grato, pues nos expone al contagio de esa liquidez donde ya no hay espacio para las certezas”.

Tiempo de Adviento, tiempo de mística

“Lo místico es encarar la existencia en toda su profundidad, sabiendo que Dios no es una realidad reservada a los santos, sino la entraña última de lo real, siempre presente en lo cotidiano”

Emmanuel Mounier y la mirada del amor

“Ser persona es comprender que el otro nos concierne, que su dolor y su alegría no pueden dejarnos indiferentes. Ante el otro, no cabe la evasión, sino el compromiso. Los otros no nos limitan, sino que nos configuran”

Sefarad, la España perdida y recobrada

“Auschwitz no es un simple acontecimiento histórico, sino un punto de inflexión en la historia de Europa. El continente que alumbró el Renacimiento y la Enciclopedia también es el que organizó el exterminio industrial de millones de seres humanos”
Hannah Arendt

Hannah Arendt y el Papa Bueno

“Juan XXIII, Francisco y Hannah Arendt coinciden en lo esencial: ninguna vida está de más, ninguna vida es intrascendente, ninguna vida puede inmolarse en nombre de una religión o ideología. La trascendencia empieza en el ser humano”
Paul Celan

Paul Celan: Europa después de Auschwitz

“La reiteración de imágenes y temas alumbraba una melodía que entona un réquiem por el sueño de una Europa basada en ideas humanistas. Sin puntuación, el poema parece la escenificación del eterno retorno del que nos habló Nietzsche”