Evangelio del día

Aceptar la ambigüedad



Evangelio: Mateo 13,36-43

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo». Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores, los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su reino a todos los corruptores y malvados, y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el reino de su Padre. El que tenga oídos que oiga».

Comentario

La realidad es muy compleja y siempre ambigua. A nuestro alrededor y en nosotros mismos se mezcla lo bueno y lo malo. El grano y la cizaña crecen juntos de forma inevitable. La ingenuidad y la sospecha rechazan esta ambigüedad, pero conviene reconciliarnos con ella. Aceptar que lo positivo y lo negativo caminan de la mano nos permitirá ayudar lo máximo posible al grano y evitar que la cizaña se extienda demasiado. Ya llegará el momento en el que sea el Señor mismo el que separe lo uno de lo otro.

Comprar el Evangelio popular 2021 comentado por Ianire Angulo Ordorika