Evangelio del día

Dios lo puede todo

San Bernardo



Evangelio: Mateo 19,23-30

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Os aseguro que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Lo repito: más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el reino de Dios». Al oírlo, los discípulos dijeron espantados: «Entonces, ¿quién puede salvarse?». Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Para los hombres es imposible, pero Dios lo puede todo». Entonces le dijo Pedro: «Pues nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar?». Jesús les dijo: «Os aseguro: cuando llegue la renovación, y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para regir a las doce tribus de Israel. El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más y heredará la vida eterna. Muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros».

Comentario

Qué difícil es para una persona que se siente autosuficiente, rica, que lo consigue todo a base de esfuerzo y de voluntad, entender que Dios es gratuidad y misericordia. La dificultad para entrar en el reino está en nuestra incapacidad para dejarnos amar. Los apóstoles se asustan, porque venían de una tradición religiosa que les decía que se salvaban si cumplían todas las prescripciones y normas establecidas. Y Jesús les invita a acoger un nuevo camino. Lo que nos salva es la confianza, es la relación de intimidad, de amistad. Lo que nos salva es poner nuestras vidas en las manos del Dios y, llenos de gratitud, ofrecer lo que somos y tenemos para construir el reino. Quien vive así recibe el ciento por uno.