Evangelio del día

El mayor pecado

Santa Ángela de Mérici



Evangelio: Marcos 3,22-30

En aquel tiempo, los escribas que habían bajado de Jerusalén decían: «Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios». Él los invitó a acercarse y les puso estas parábolas: «¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino en guerra civil no puede subsistir; una familia dividida no puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre forzudo para arramblar con su ajuar si primero no lo ata; entonces podrá arramblar con la casa. Creedme, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pecados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su pecado para siempre». Se refería a los que decían que tenía dentro un espíritu inmundo.

Comentario

Los reinos, la guerra, la casa dividida, las blasfemias… A todas estas realidades se acerca Jesús para cargar contra aquellos que no son capaces de reconocer el señorío de Dios en él. Y, por el contrario, alimenta la duda de que pueda ser una manifestación de Satanás. La claridad y las dudas es un camino sinuoso al que hay que estar atento por el miedo a perdernos en los senderos de la mentira. Ahora que vivimos en tiempos de fake news tendremos que estar más atentos a no sucumbir al pecado de no reconocer a un Dios que sigue actuando en la historia, en nuestra propia historia. Tan cerca que a veces no sabemos ni siquiera reconocerlo.