El papel lo aguanta todo

Rosa Ruiz
Teóloga y psicóloga

Entre el mar y un campo de cebada

Para mí, que soy de tierra adentro, el mar siempre me envuelve, me acaricia y me descansa, me hace pensar. También la playa que, por supuesto, no es lo mismo que el mar, pero nos permite disfrutarlo. Esas playas que, como dije alguna vez, bien parecen el Jardín de El Bosco, igualándonos a todos, al

Compartir

Buscar la verdad, ser verdad

En estos días recordamos a dos mujeres que merece la pena conocer. Las separan siglos y dos trayectorias vitales muy distintas, pero ambas fueron buscadoras de la verdad. Dicho así suena algo grandilocuente pero, al final, ¿no es acaso lo que todos intentamos hacer día tras día? Y, ¿qué es la verdad? Quizá mirarse al

Compartir

Hechos para crecer

Esta es la escena. Un niño pequeño con su padre tomando el sol. El pequeño pregunta: Papá, ¿qué eso que tienes ahí?, mientras señala la axila. Esto es pelo, cabello que todos tenemos en esta zona de la axila. ¡Vaya… pues a mí no me venía!, mientras contemplaba atónito y con fastidio su propio cuerpo

Compartir

Tiempo de desayunar

Me gusta mucho el desayuno, especialmente en los días de descanso o vacaciones, cuando no nos azuza el límite del tiempo o las prisas, cuando te has podido despertar naturalmente, sin el pitido del despertador a la espalda. Quizá me gusta porque es esa primera actividad del día que te aporta energía, que da el

Compartir

Aprendiendo a vivir cuidándonos

Confieso que durante mucho tiempo he leído el texto del Buen Samaritano como una historia bonita, piadosa; una llamada a la compasión como caridad no siempre bien entendida. Y, claro, ¿qué tiene eso de malo? Nada en absoluto. Ahora bien, así no transformamos demasiado la realidad, ni nos preguntamos de dónde vienen los salteadores o

Compartir

Aprendiendo a descansar

Cansarse y descansar y volver a cansarse es un estado normal del ser humano. Es una dinámica humana y hasta divina. Hagamos lo que hagamos, seamos como seamos, nos cansamos y necesitamos descansar. La primera definición de la RAE dice que descansar es “cesar en el trabajo, reparar las fuerzas con la quietud”. Toda actividad,

Compartir

Para ti, que haces caminar a los árboles

Me gustan los profetas. En general. Me gusta lo profético. Otra cosa –imagino– será vivir con uno de ellos o ellas, porque intuyo que nos es más fácil admirarlos que escucharlos. A los profetas se los quiere cuando no se dirigen a uno mismo sino “al de enfrente”, al que también nosotros estamos deseando cantarle

Compartir

Nadie, nadie, nadie vio nada

Nadie vio nada. Nadie notó nada. Nadie escuchó nada. Nadie se conmovió por nada. No vieron cómo la hacían callar solo con una mirada. No notaron que se iba apagando y las ojeras cada vez eran más grandes, aunque sonriera. Nadie escuchó los chismes, las difamaciones, los corrillos, el acoso y derribo. Nadie se conmovió

Compartir

El arte de respirar… juntos

Estábamos ensayando. Más de cien personas de distintas edades que no nos conocíamos de nada entre nosotros. Lo único que nos unía es que disfrutamos con la música y, casi podríamos decir, que la necesitamos de algún modo. Tanto, que nos juntamos a ensayar después de un día de trabajo al caer la tarde, dos

Compartir

Aprendiendo de los vencejos… a vivir en el Espíritu

Últimamente, por alguna razón que no viene a cuento, presto especial atención a los pájaros (y a lo mejor ellos a mí). Hace unos días se celebraba en Segovia el VI Congreso Internacional de Vencejos. Al principio mi imaginación dibujó un gran auditorio repleto de pequeños pájaros negros dialogando con los ponentes, tan pájaros y

Compartir