Autores

Silvia Somaré, ecj

Los tres alimentos

Una reflexión sobre los tres alimentos que no podemos dejar de consumir para mantenernos vivos y sanos. Ellos son los que comúnmente llamamos alimentos, los afectos y el oxígeno que tomamos del aire.

La pregunta que da libertad

“¿Para qué quiero vivir? ¿En qué quiero gastar mi vida? ¿A quién quiero entregar mi vida? Interrogantes que definen la vida para siempre. La respuesta implica compromiso y fidelidad, porque es un llamado a salir del confort, a seguir la voluntad de Dios”.

Los analfabetos afectivos

"La ternura es desarmada y desarmante: un bebé, la sonrisa de un anciano por sí mismos causan ternura, no necesita argumentos ni manuales, simplemente está y no ataca y por eso es desarmante; es difícil no rendirse a sus manifestaciones. Salvo que seamos analfabetos afectivos". 

La anorexia de Dios

“La consigna es disfrutar el presente, alimentar la autoreferencia, invisibilizar lo que mueve la conciencia y considerar al prójimo solo en la medida que sirva a mis proyectos mezquinos y exitistas”

El eco del catequista

"Considero que el gran desafío de la catequesis es tomar conciencia de la primacía de la familia en el anuncio, de la vocación natural a transmitir la vida de fe desde la sencillez de rezar cada día, de bendecir la mesa, de vivir el amor al prójimo. Es aquí donde se hace indeleble el sello del amor de Dios y la mejor herencia que podemos dejarles a nuestros hijos".

Letra y música

"Todo proceso creativo es apasionante. Comienza con una inspiración y se nutre del deseo de realizar una obra y del entusiasmo que genera dar pasos, de ver pequeños resultados para, finalmente, tener el gozo de una realización propia que se hace ofrenda"

La religión del pueblo

"La religiosidad popular es un tesoro y es el alma porque es discipulado y es misión, es herencia y es legado. Nace de la fusión del folklore, de la raíz cultural, con la fe. Es así como las procesiones, las alabanzas, los cantos son una mezcla deliciosa entre lo que se vive, se celebra y se cree"

¡Benditas redes sociales!

  • Internet es una verdadera bendición porque el hombre, con la inteligencia que le regaló Dios, revolucionó el modo de estar conectados entre los humanos. Pero no deja de ser una herramienta y como tal, de acuerdo al uso que se le dé puede ser constructiva o amenazante.

Morir por amor

"... la vida entregada por amor, hizo caminar a Monseñor Angelelli por estas tierras como llama que no se apaga y entibia los corazones. Detuvieron su camino, mas no detuvieron su andar".

El Arca de Noé

"Creo que ha llegado el momento de llamar a Noé para que venga con su arca y nos salve de nuestras incoherencias y de nuestras inconsistencias humanas, y no estaría de más que, ya que su arca tenía más animales que personas, imitemos a las instituciones que los defienden y los consideran desde lo que realmente son".