Autores

Silvia Somaré, ecj

¡Yo quería ser jugador de fútbol!

"Me apena cuando por desarrollar nuestro ser, atentamos la dignidad de los demás, la convivencia social y hacemos de la agresividad un modo de expresión. Me alegra cuando caminamos aún con heridas, buscando contemplativamente lo que al mundo lo hace más humano..."

Mi espíritu se alegra porque Dios me ha mirado (Lucas 1, 46)

María se alegra al descubrir la presencia de Dios que la envuelve, que la habita y que la envía. Camino que emprende en subida y en bajada, con gozos y con cruces, con un Dios muy nítido y con situaciones en que parece esconderse, con palabras y con silencios.

“Ahí tienes a tu madre” (Juan 19,27)

En la maravilla de la creación Dios nos crea con una madre, todos nacemos de una mujer a quien se llama madre y a la vez Él para humanizarse, quiso necesitar de una madre y se hizo hijo de ella y con la vivencia de un parto doloroso, nos la compartió para siempre.

¿Y si probamos con un gato?

"Los problemas y las situaciones engorrosas existen y aun así siempre nos sorprenden. No nos gustan los problemas, nos desacomodan, nos cambian los planes y varios hechos más... En la vida ante un problema nos desesperamos y transitamos por caminos equivocados para resolverlo".

Soy extranjero y me hospedaste

"Jesús, a todos nos dirá 'yo fui uno de esos, era extranjero, era migrante, ¿me recibiste?'. Ojalá podamos decirle que sí, que aunque lejos, viviendo en otro país le hice un lugar en mi corazón y recé por él, y si estuve cerca me acerqué y lo miré con ojos de hermano".

Mujer ¿a quién buscas? (Juan 20,15)

Perdidas en la niebla de nuestra identidad a veces no sabemos a quién buscamos…”

Nuestros Hermanos Mayores

"Abraham era judío y es nuestro padre en la fe, los judíos son nuestros hermanos mayores y nos han heredado la enseñanza más importante: ama a tu prójimo como a ti mismo y el ejercicio de la misericordia"

Año nuevo, miedos viejos

"Mágicamente creemos que durante el nuevo año seremos buenos, que las cosas feas que pasaron cuando bajó la persiana del 2018, acabarán. En fin, que la vida será bella. Eso en el fondo se llama esperanza, pero cuando se olvida de los contextos y de que somos las mismas personas de 2018, 2017 y demás años anteriores, podría llamarse falsa ilusión".

Hay que estirar el alero

  • No hace falta decir que hay muchos hermanos nuestros que, al modo de María y José y sin necesidad de un embarazo están pasando una Noche Mala
  • “No tengo lugar en mi casa, pero en el alero donde duermen los animales podemos hacer un lugar”. Esta mujer se involucra, empatiza con la situación, no se lava las manos y estira el alero de su casa para que puedan entrar María y José.

Los jóvenes vienen marchando

"La juventud puede estar más adelantada que los pastores y el resto de la Iglesia; no por rebeldes, sino porque esa es su misión, por la energía y los deseos que los definen"