Autores

Antonio Gómez Cantero, obispo de Teruel

Antonio Gómez Cantero

Antonio Algora

¡Gracias don Antonio Algora por haber pasado por nuestras vidas!

Esta tarde, cuando esperaba la lenta superación de tu coronavirus, me llegó la noticia de que habías cruzado a la otra orilla, esa en que Cristo resucitado nos espera con las brasas encendidas y el pan

Cristianos de a pie

“Los seminaristas, necesitan comunidades que les apoye, les cuide y les cuestione, pues, si no, lo que son hoy de seminaristas serán mañana de sacerdotes”

Memoria y conciencia

“Han trascurrido ya cinco años cuando todos nos quedamos impresionados ante el cadáver de un niño de bruces contra la arena. No permitamos que nadie utilice su solidaridad como propaganda a favor de su clan”

Entre dos maderos

“¿No estaremos alimentando un cristianismo centrado en el Viernes Santo, obsesionado con la agonía del Getsemaní, los estertores del Gólgota y las llagas del crucificado?”

Cuestión de principios

“Cuando vemos como las familias bautizan y no participan de la vida comunitaria, hacen las primeras comuniones y la mayoría de las criaturas también la última, son confirmados y no se les vuelve a ver por la parroquia quizás hasta la boda, si se da el caso…,  no podemos por menos de preguntarnos ¿en qué Iglesia vivimos? ¿qué Iglesia estamos manteniendo?”

La antigua novedad

"Todo este proceso de conversión y renovación de la Iglesia nos llevará ineludiblemente a la antigua novedad de la predicación evangélica y de la búsqueda de la voluntad de Dios de las primeras comunidades apostólicas"

Viaje de vuelta

"No son los Papas o grandes teólogos, en un principio solo por serlo, los que conforman la Iglesia, sino los santos, también los de a pie, aquellos que se dejan llevar por el Espíritu, y a nuestros ojos no son razonables, sino que sus propuestas rozan la locura porque hay una fuerza mayor que les mueve"

Insubstanciales

"Es tiempo de simplicidad. El alambicado barroquismo sobre el que se sustenta muchas veces nuestras diócesis, nuestras parroquias, grupos y comunidades, debe de pasar a mejor vida, por extraño al tiempo que vivimos y sobre todo porque no dan respuestas a las exigencias pastorales de hoy en día"

Andarse por las ramas

"A veces hay miedo a cambiar. ¡A cambiar también nuestra Iglesia! ¿No te parece que nuestras instituciones, también las diócesis, son como grandes olmos, que han crecido lentamente a lo largo de los siglos, que aparentemente son frondosos y con un grueso tronco, pero que va lentamente secándose por la grafiosis? ¿No hay demasiadas ramas que intentamos mantener, y tenemos miedo a la poda de control de saneamiento?"
Mural pintado por el artista aleXsandro Palombo en Milán. EFE

Todos a la calle

"Para que no caigamos en falsas espiritualidades hoy la Iglesia hace que volvamos la mirada hacia el rostro de Cristo en los pobres nuestros hermanos. Y por eso ha llamado Cáritas a esta manera de organizarnos y repartir este pan, para ayudarnos más y mejor"