San Juan de Ávila es, oficialmente, doctor de la Iglesia

san Juan de Ávila, doctor de la Iglesia universal, ceremonia Vaticano

Cardenales, obispos, sacerdotes y laicos españoles participaron en la Eucaristía en Roma

san Juan de Ávila proclamado doctor de la Iglesia papa con fieles

ANTONIO PELAYO. ROMA | El domingo 7 de octubre, en la Plaza de San Pedro. Pasadas las 9:00 h., con el repique de campanas comenzó la procesión de los concelebrantes en la Eucaristía con la que Benedicto XVI iba a abrir la XIII Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos y la proclamar como Doctores de la Iglesia Universal a san Juan de Ávila y a santa Hildegarda de Bingen.

El cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, acompañado por las dos postuladoras, tomó la palabra para presentar oficialmente la petición al Papa de que aumentase hasta 35 el número de doctores de la Iglesia.

Después se leyeron las síntesis biográficas de los dos santos. La del Maestro Ávila le correspondió a la teresiana de Poveda Mª Encarnación González Rodríguez, directora de la Oficina para las Causas de los Santos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), sobre cuyos hombros ha recaído la responsabilidad y el trabajo de presentar y defender el dossier del santo.

En torno a las 10:00 h., Benedicto XVI pronunció la solemne fórmula que confiere el doctorado al sacerdote diocesano Juan de Ávila y a la monja profesa de la Orden de San Benito Hildegarda de Bingen. La proclamación fue acompañada por un sonoro y triple “Amén” cantado por toda la asamblea y por un nutrido aplauso.

En su homilía, el Pontífice tuvo que conjugar dos temas: la nueva evangelización y la personalidad de los dos apenas proclamados doctores de la Iglesia universal.

Ardiente espíritu misionero

Del santo castellano-manchego dijo textualmente: “Profundo conocedor de las Sagradas Escrituras, estaba dotado de un ardiente espíritu misionero. Supo penetrar con singular profundidad en los misterios de la redención obrada por Cristo para la humanidad. Hombre de Dios, unía la oración constante con la acción apostólica. Se dedicó a la predicación y al incremento de la práctica de los sacramentos, concentrando sus esfuerzos en mejorar la formación de los candidatos al sacerdocio, de los religiosos y de los laicos con vistas a una fecunda reforma de la Iglesia”.

La Iglesia española ha estado muy presente en todos las ceremonias de la proclamación como doctor de quien es Patrono de su clero secular. También la delegación oficial del Gobierno español era numerosa y cualificada. La presidía la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

En el nº 2.819 de Vida Nueva. San Juan de Ávila ya es, oficialmente, doctor de la Iglesia, íntegro solo para suscriptores

 

ESPECIAL SAN JUAN DE ÁVILA:

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
11/10/2012
Compartir