Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Director de la Cátedra Amoris Laetitia

Rituales de desprecio


Compartir

Boris Johnson es un error de la democracia que ha deteriorado gravemente no solamente Reino Unido, sino que ha logrado provocar una quiebra moral y política en el continente europeo. No es la última figura del populismo que provocó el final de la crisis de 2008, pero es uno de los más emblemáticos.



La gran mentira en la que ha sido descubierto a propósito de las fiestas que organizaba la residencia del primer ministro en Downing Street, deja ver un asunto mayor: las elites no solamente han multiplicado su desigualdad respecto al pueblo y se han segregado en un mundo aparte –ahora dicha distancia aumentará exponencialmente en el universo virtual–, sino que, además, se organizan fiestas y eventos en los que los ríos desprecian al pueblo y se ríen de él. La exclusividad de dichos festejos son una celebración de la exclusión económica, política, social y cultural de la gran mayoría de la sociedad.

Es interesante reconstruir los hechos conocidos el 14 de enero de 2022 alrededor de dichas fiestas. El personal político –asesores, técnicos, etc.– de la residencia del primer ministro, ubicada en el célebre número 10 de Downing Street ha estado celebrando festejos mientras se exigía a la población que permaneciera confinada en su domicilio, no se juntara con personas no convivientes o no realizara celebraciones con más de seis personas.  

Fiestas ilegales en el centro del gobierno

Cincuenta y cuatro de los asesores políticos y el propio primer ministro organizaron durante todo el confinamiento lo que llamaban el ‘Wine-time Fridays’, el ‘Vino de los Viernes’ y lo introdujeron formalmente en la agenda pública, eso sí bien escondido del escrutinio parlamentario y popular (Mason, 2022). El Vino de los Viernes contaba con el consentimiento y la frecuente participación de Boris Johnson, que no solamente mintió al respecto a la opinión pública al negar reiteradamente los hechos, sino que el propio Johnson se convertía en uno de los principales animadores durante las fiestas (EFE, 2022). Era usual que se invitara a participar a personal de confianza de Johnson de otros departamentos del gobierno.

Las fiestas estaban agendadas de cuatro a siete de la tarde de los viernes, pero era usual no solo que se prolongaran hasta más allá de la media noche (Crerar, 2022), sino que se seguía hasta las 3 de la madrugada y había gente que amanecía tras haber dormido entre botellas vacías en los sofás de la residencia del primer ministro (Newman, Tapsfiel & Robinson, 2022).

Al ser interpelado sobre una de las fiestas que se organizó el 20 de mayo de 2020, Johnson mintió diciendo que estaba en ella porque pensaba que era una reunión de trabajo y que apenas había estado en ella 25 minutos. Durante las fiestas se bebía vino y cerveza —que se introducía en maletas llenas de alcohol—, se bailaba e incluso se organizaban juegos de mesa como el Pictionary (Newman, Tapsfiel & Robinson, 2022).

La organización de las fiestas contaba con una infraestructura y no eran espontáneas, sino organizadas intencionadamente y con plena conciencia de estar burlando las normas que antes y después el gobierno exigía a todos. Prueba de esa intencionalidad la constituye la compra el 11 de diciembre de 2020 de una bodega refrigerada con capacidad para 34 botellas de vino que tener disponibles los Vino de los Viernes. La nevera costó 142 libras que han sido cargadas al erario público (Crerar, 2022).

Fiestas la víspera del funeral de Felipe de Edimburgo

La desvergüenza de las fiestas en el lugar central del gobierno británico llegó a tal extremo que incluso se celebraron no solo una sino dos jocosas fiestas seguidas durante los días de luto decretados por el propio primer ministro por el fallecimiento del consorte de la Reina, Isabel II. Esas fiestas no fueron discretos encuentros, sino la tarde noche antes de funeral, el exceso del jolgorio llegó a tal punto que derramaron vino en las alfombras de la residencia e incluso rompieron el columpio en el que juega el hijo pequeño del primer ministro (Villacorta, 2022).  

El primer ministro no tuvo valor de disculparse ante la Reina Isabel cuando salió a la luz este escándalo, sino que encargó a un cargo menor de su gabinete que lo hiciera en nombre del gobierno, lo cual ha sido juzgado por la opinión pública como un acto miserable que aumenta el agravio. 

Las burlas de la desigualdad

La organización agendada y sistemática de fiestas durante el tiempo de restricciones de la pandemia, los ‘Vinos de los Viernes’ constituyen un ritual, no solo un hecho aislado o un error. Es un ritual que dará paso a motivaciones de descanso semanal, socialización o diversión, pero que en realidad tiene como principal elemento el desprecio no solamente por la ley, sino por la gente. El cinismo e hipocresía del primer ministro y su equipo de confianza deja ver algo mayor: la elite celebra la desigualdad y desprecia a quien debe obedecer, carece de poder y forma parte del pueblo. ‘Los Vinos de los Viernes’ son un ritual burlesco que celebra el sentirse elite y une en el desprecio a la gente sobre la que se manda. 

Aunque Boris Johnson es un personaje esperpéntico —probablemente el peor gobernante que ha sufrido Reino Unido en los últimos cien años—, en realidad este ritual puede no ser exclusivo de la elite política británica.

Las elites se han separado tanto de la masa popular que el único modo de autojustificar su exagerado poder económico, político, social y cultural incluye el desprecio por la mayoría que vive de salarios normales y tiene que levantarse cada día a trabajar. Las fiestas exclusivas en las que las elites se invitan mutuamente, donde hay una exhibición del lujo y de la exclusividad, son parte de los rituales de desprecio que unen más a la elite y legitima la extrema desigualdad. Son tan obscenas en un mundo que sufre tanto, que en sí mismas son un insulto y una burla. (‘Diario de Nunca Jamás’, 15 de enero de 2022). 

Referencias

  • EFE (2022). Así eran las fiestas de Downing Street en plena pandemia que pueden sentenciar a Boris Johnson. 20 minutos, 15 de enero de 2022.
  • Villacorta, Ariana (2022). Downing Street se disculpa con la reina por la celebración de dos fiestas en pleno duelo nacional. France 24, 14 de enero de 2022.
  • Crerar, Pippa (2022). Boris Johnson’s ‘wine time Fridays’ – No10 staff held drinks EVERY week during pandemic. Daily Mirror, 14 de enero de 2022.
  • Newman, Jack; Tapsfield, James & Robinson, Martin (2022). A fridge too far: Downing Street ‘held wine-time Fridays EVERY week’ throughout the pandemic. Daily Mail, 14 de enero de 2022.
  • Mason, Richard (2022). Wine-time Fridays: Downing Street staff encouraged to drink every week. The National, 14 de enero de 2022.