.


La monja india que denunció a su obispo por violarla, ahora expulsada de su congregación


Compartir

El papa Francisco ha afirmado en dos ocasiones que hay abusos sexuales contra mujeres religiosas y que deben ser denunciados y juzgados. Pero la realidad es bastante diferente.

Hace aproximadamente un año, una monja de Kerala, apoyada por un grupo de religiosos de varias congregaciones, tuvo el coraje de denunciar al obispo Franco Mulakkal por repetidas violaciones.

Ahora, una de las hermanas que más valientemente apoyó la denuncia, incluso en los medios de comunicación, ha sido expulsada de las clarisas franciscanas de India a la que pertenece, por una decisión de su superiora.

Oficialmente, la denuncia del obispo no es el motivo de esta grave decisión, sino que la monja, Lucy Kalapura, de 54 años, ha sido acusada de graves violaciones de las reglas de la comunidad, en particular el voto de pobreza. La monja, con el dinero ganado en la escuela pública donde enseña, habría comprado un automóvil y publicado un libro no aprobado por sus superioras.

Un tribunal civil

La hermana Lucy ha señalado que las acusaciones son injustas y que recurrirá a un tribunal civil para que se haga justicia. También se han emprendido acciones contra los acusadores del obispo, después de que las quejas a los superiores religiosos y las congregaciones romanas permanecieran sin respuesta. Además, el recurso a la justicia civil es visto con mucha incomodidad en India ante una minoría como la católica.

Esto es lo que dice la Hermana Lucía, pero hay muchas maneras en las jerarquías eclesiásticas de denigrar a los que han tenido el valor de denunciar, y sobre todo el hecho de que las acusaciones se presenten ante el obispo es un juicio que deja claro que para defenderlo la jerarquía está dispuesta a todo. Pero también es una medida preventiva: al mostrar que los que denuncian son malas religiosas, se piensa que pueden intimidar a los otros religiosas maltratadas  que aún no han denunciado.