Ricardo Blázquez : “Los divorciados siguen contando en la Iglesia”

107ª Asamblea Plenaria de la CEE

El presidente de la CEE inaugura la 107ª Asamblea Plenaria de los obispos españoles

 107ª Asamblea Plenaria de la CEE

De izquierda a derecha: Lluis Martinez Sistach, Antonio María Rouco Varela, Ricardo Blázquez, Antonio Cañizares y Carlos Amigo

RUBÉN CRUZ | “No hay cambio de doctrina, como era de suponer, pero sí hay aliento nuevo, lenguaje nuevo y actitud nueva ante las variadas situaciones, que ya no son o todavía no son plenamente matrimonio cristiano”. Estas han sido las palabras del presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Ricardo Blázquez, sobre la exhortación apostólica del papa Francisco Amoris laetitia en su discurso inaugural de la 107ª Asamblea Plenaria de los obispos españoles, que ha tenido lugar la mañana de hoy, lunes 18 de abril, en la sede de la CEE.

El también arzobispo de Valladolid, no quiso empezar su discurso sin antes mandar un mensaje de aliento a las víctimas de los terremotos en Ecuador. En el tradicional saludo, además de saludar y felicitar a los nuevos prelados, Blázquez no se olvidó del eterno obispo auxiliar de Madrid, Alberto Iniesta, fallecido el pasado 3 de enero.

Saludó también en vasco al nuevo obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, quien le contestó: “Eskerrik asko”, lo que produjo la sonrisa en las caras de muchos prelados. Por su parte, al oír su nombre, el obispo electo de Mondoñedo-Ferrol, levantó su mano para dar cuenta de su presencia. Y es que, ya es una realidad: hay un nuevo religioso en el renovado episcopado español que busca Francisco.

En relación a la exhortación postsinodal, Blázquez ha señalado que “va a ser una verdadera guía en una de las tareas más necesaria de nuestro servicio ministerial, como es la adecuada atención y fortalecimiento de la pastoral familiar”. Además, comentó que el texto es “realista, con finura por la cercanía cordial a las personas en sus situaciones concretas”.

Sobre la situación de los divorciados vueltos a casar, uno de los puntos más polémicos, Blázquez ha considerado que estas personas “no están remitidas definitivamente solo a la misericordia divina, sino que pueden continuar contando y viviendo en la Iglesia”.

“Encrucijada política”

El presidente de la CEE volvió a hablar de la necesidad de que la clase política haga un ejercicio de diálogo y generosidad, como ya apuntaba en la última entrevista concedida a Vida Nueva: “Nos preocupa no sólo el tiempo transcurrido, sino también las exclusiones en la comunicación”, advirtió. Por eso, pide a los dirigentes que “prevalezca el bien común sobre los intereses particulares”.

Al respecto del 50 aniversario de la CEE, Blázquez tuvo la gentileza de pedir perdón “a Dios y disculpa a las personas” porque es consciente de que no siempre han acertado como conferencia, ya que “la comunión y comunicación entre sus miembros puede haberse resentido por personalismos excesivos, debilitándose de esta forma el servicio que debía a la Iglesia”.

Así, explicó que “la memoria no nos retiene en su posible nostalgia, se abre el compromiso que renovamos en el presente mirando al futuro”. El mensaje que dirigirán a la sociedad con motivo del aniversario será aprobado en la presente Asamblea, que se desarrollará hasta el próximo viernes 22 de abril.

Por último, Blázquez aludió a la visita del Papa el pasado sábado a la isla griega de Lesbos para denunciar la inoperancia de las instituciones europeas ante el drama que viven los refugiados. En palabras del arzobispo, “esto es un llamamiento del Pontífice a una mayor solidaridad europea”.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
18/04/2016
Compartir