José Antonio Marina: “La gran baza educativa de la Iglesia es Cáritas, no la Religión”

José Antonio Marina, pedagogo

Entrevista con el pedagogo a propósito del debate de la LOMCE

José Antonio Marina, pedagogo

FRAN OTERO | El pedagogo José Antonio Marina defiende que la asignatura de Religión esté en la escuela, porque “forma parte esencial del ser humano” y por lo que aporta al alumno, aunque asegura que actualmente “está torpemente planteada”: “Una confesión religiosa no puede convertirse en asignatura. ¿Alguien puede imaginarse a Jesús corrigiendo exámenes?”.

PREGUNTA.- ¿Es bueno que la religión siga estando en la escuela?

RESPUESTA.- Sí. La experiencia religiosa forma parte esencial del ser humano. La religión ha tenido un papel definitivo en la humanización de la especie humana. Forma parte de la cultura de la humanidad. Desde este punto de vista no hay críticas importantes. Incluso en Francia, paradigma de la enseñanza laica desde 1905, se estudia muy seriamente la introducción de estos temas en los currículos educativos. El problema lo plantea la “educación confesional”. La escuela, en países no confesionales, debe transmitir solo conocimientos y valores universales.

P.- ¿Qué aporta al alumno?

R.- Lo importante de una religión no es su dogmática, sino la experiencia que proporciona. En ¿Por qué soy cristiano? estudié el cambio del cristianismo cuando pasó de ser un modo de vida a convertirse en la aceptación de una dogmática teológica, basada en ideas filosóficas poco justificadas. La ley educativa inglesa encomienda a la escuela la formación espiritual de los alumnos. Entiende por “espiritual” todas aquellas preocupaciones, creaciones, expectativas humanas, que no quedan satisfechas por el conocimiento científico. Incluye la religión, la estética, la ética, la búsqueda de sentido, etc. Me parece una opinión muy sensata.

P.- ¿Cree que está bien planteada o debería concebirse de otra manera: contenidos, profesores, metodología…?

R.- Está torpemente planteada. Primero, es confesional. Una confesión religiosa no puede convertirse en asignatura. El cristianismo, menos aún. Jesús se enfrentó al adoctrinamiento religioso, fundamentalmente al de los fariseos. ¿Alguien medianamente informado puede imaginarse a Jesús corrigiendo exámenes? Durante toda mi carrera tuve que cursar una asignatura de religión católica obligatoria. ¿A quien se le ocurrió la genial idea de que eso iba a fomentar la religiosidad católica?

“Hubiera sido muy útil para el cristianismo
defender una asignatura sobre derechos humanos,
como era Educación para la Ciudadanía,
porque los derechos humanos son la gran protección
del derecho a la libertad de conciencia”.

P.- ¿Por qué genera tanta polémica si es una asignatura optativa?

R.- Porque es confesional. Y se interpreta como un resto de la injerencia religiosa en el sistema educativo. Tenemos una historia larga. A finales del XIX, el ministro Orovio, integrista católico, impuso la aceptación del credo católico en las universidades. Un grupo de catedráticos universitarios se fue de la Universidad y fundó la Insitución Libre de Enseñanza. Durante toda la época franquista, se defendió la confesionalidad del Estado y la obligatoriedad de la educación católica. La Iglesia, en España, ha perdido todo prestigio educativo, y en vez de ganarlo con el ejemplo, vuelve a aprovecharse de su influencia política para imponerla. Es de una miopía triste. Precisamente, porque me tomo muy en serio la religión, y el cristianismo, me indigna la torpeza de la jerarquía. Además, admitir que la alternativa a la religión puede ser una asignatura de ética, no solo es una equivocación, sino un error filosófico. La ética es universal. La religión depende de una fe individual. Si la jerarquía católica tuviera más humildad, se daría cuenta de que hubiera sido muy útil para el cristianismo defender una asignatura sobre derechos humanos, como era Educación para la Ciudadanía, porque los derechos humanos son la gran protección del derecho a la libertad de conciencia. Nunca una religión monoteísta ha protegido a otra religión monoteísta. La ética, sí. He dicho muchas veces que la gran baza educativa del catolicismo español no es una asignatura de Religión, sino Cáritas. La mitad de centros educativos en EE.UU. incluyen un aprendizaje a través de servicios a la comunidad. Sería estupendo que la Iglesia católica pidiera que se incluyera también en el sistema español.

En el nº 2.851 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
07/06/2013
Compartir