Vivir en cristiano ante el Covid-19

Fernando Vidal, sociólogo, bloguero A su imagen
Director de la Cátedra Amoris Laetitia y director del Instituto Universitario de la Familia, de la Universidad Pontificia Comillas
Interior de Iglesia desinfectando por coronavirus

Diario del coronavirus 25: son víctimas, no solo muertos

Los muertos por coronavirus son víctimas. No son simplemente enfermos y muertos, sino víctimas, porque el virus no es una mera enfermedad en cuyo origen el ser humano no tenga responsabilidad. No ha sido siquiera la negligencia o el infortunio, sino que en el siglo XXI todos sabemos –especialmente las autoridades sanitarias– que se han

Compartir

Diario del coronavirus 24: el ‘donut’ de la pandemia

Vivo a diez minutos del Palacio de Hielo, primera gran morgue del coronavirus en Madrid. Como ya no cabían más ataúdes sobre la Pista de Hielo, esta semana hubo que abrir una segunda morgue, en el Donut de la Justicia, también a diez minutos de mi casa. Es un edificio solo y vacío en medio

Compartir

Diario del coronavirus 23: el socio 19

¿No notáis que muchas cosas han adquirido escala humana? Hay muchas historias que lo muestran, pero hoy quiero escribir en este diario sobre una muy especial que nos ha sucedido a los amigos. En la misma historia aparecen un club de fútbol, el padre de uno de mis amigos y las ganas que todos tenemos

Compartir

Diario del coronavirus 22: nadie debe morir solo

En este tiempo en que nos vienen múltiples noticias de personas fallecidas –algunos familiares, muchos conocidos, cada día historias que nos asombran–, tenemos que parar. No podemos seguir trabajando como si no pasara nada. No es bueno llenar todo el día con la hiperactividad de las videoconferencias. Hay que dejar tiempo al duelo de cada

Compartir

Diario del coronavirus 21: el Covid-19 somos nosotros

En este tiempo se han producido teorías conspiranoicas –conspirativas y paranoicas– que apuntan a que el Covid-19 es un invento humano. El 13 de marzo, el portavoz del Ministerio de Exteriores de China llegó a acusar al Ejército de Estados Unidos de haber hecho brotar el coronavirus en Wuhan como ataque por la guerra comercial.

Compartir

Diario del coronavirus 20: seis medidas para crear confianza pública

Comienzo este diario de hoy por el final. ¿Cómo podemos aumentar la confianza pública que tanto nos falta? Propongo 6 medidas que podemos comenzar ya cada uno en nuestra casa. Consulta la revista gratis durante la cuarentena: haz click aquí Toda la actualidad de la Iglesia sobre el coronavirus, al detalle Regístrate en el boletín gratuito y recibe

Compartir

Diario del coronavirus 19: viralizar la conciencia

Tenían razón. Los cooperantes y misioneros, las ONG y la Iglesia tenían razón cuando nos advertían de que la desigualdad sanitaria que sufren los países del Sur no solo era una injusticia insoportable, sino un problema de seguridad mundial. Nos lo dijeron mil veces. Muchos cooperantes y misioneros han dado su vida por la gente

Compartir

Diario del coronavirus 18: la democracia de discernimiento

Es la hora del discernimiento. La mayor medicina para destruir las pandemias es la conciencia: la conciencia de que solo nuestro compromiso con la sanidad mundial, la sostenibilidad medioambiental y el derecho a la vida puede proteger a nuestras familias y sociedades. Los virus no tienen patria, raza ni clase social: en un mundo de

Compartir

Diario del coronavirus 17: la Europa de los balcones

¿Qué tiene que pasar para que Europa se solidarice? ¿Cuántos tenemos que morir para que Europa se mueva? ¿Cuánta gente tiene que quedarse sin respirador para dárselo a otro? ¿Cuántos féretros tenemos que apilar sin poder enterrar? Consulta la revista gratis durante la cuarentena: haz click aquí Toda la actualidad de la Iglesia sobre el

Compartir

Diario del coronavirus 16: el mayor abrazo de la historia

Es sabido que Bernini diseñó la Plaza de San Pedro para que fuera un gran abrazo dado por sus casi 300 columnas, pero no creo que Bernini hubiera imaginado la imagen que contemplamos ayer. Nunca había estado tan vacía la Plaza y jamás había estado tan habitada. Creyentes y no creyentes, de una ideología y

Compartir