.


Cómo y por qué desaparecieron las beguinas


Compartir

A menudo nos desanimamos ante las dificultades a las que se enfrentan los tiempos en los que vivimos: nos parece que nada, ni las condiciones del mundo ni las de la Iglesia han ido nunca tan mal. Esta impresión, que todo historiador sabe cuán engañosa es, se viene completamente abajo leyendo una hermosa novela histórica recientemente lanzada, ‘La noche de las beguinas’, de Aline Kiner (editorial Neri Pozza).

Los hechos transcurren en París, entre 1310 y 1314: los años del reinado de Felipe el Hermoso, nieto del Rey Santo, Luis. La situación del reino es catastrófica desde el punto de vista económico, y Felipe no encuentra otra manera de reponer las arcas vacías que acechar a los ricos para apoderarse de sus bienes. Primero les toca a los judíos, luego a los templarios y, finalmente, a los banqueros italianos que, sin embargo, pueden contar con un retorno rápido, porque siempre hay necesidad de tener dinero en préstamo. Por lo tanto, la cuestión económica está teñida de razones religiosas, y hay agitadores de la herejía y la traición.

En este ambiente tenso se despliega la trama principal del libro, es decir, la historia de unas mujeres que forman parte del Gran Beguinaje de París, casi una ciudad dentro de la ciudad, un gran espacio amurallado en cuyo interior se construyeron pequeñas casas destinadas a huéspedes, la iglesia y las áreas comunes: el refectorio, la sala de reuniones, el hospital. Fue Luis IX quien dio a las beguinas esa tierra y quien las protegió de las críticas que desde el comienzo de la experiencia llovieron sobre ellas.

Por encima de todo, libres

Se trataba, por encima de todo, de mujeres libres que se reunieron libremente en una sociedad religiosa que prometía castidad y obediencia a la abadesa – elegida generalmente entre alguna de ellas – y que se reunían para orar a las horas señaladas, pero que podían salir libremente, ejercer una profesión, conservar la propiedad de sus bienes e, incluso, vestirse como quisieran, bajo una gran capa con capucha que comunicaba al exterior su identidad de beguina.

El Gran Beguinaje de París era amplio e importante, contaba con invitados de noble nacimiento y provistos de bienes, listos para ejercer la caridad hacia aquellas mujeres que aparecían en su puerta. Por encima de todo, el hospital jugó un papel importante en la ciudad por su limpieza y orden, así como por las capacidades curativas de Ysabel, una beguina con una amplia experiencia en hierbas medicinales.

También hubo otras beguinas que, en pequeños grupos, vivían en la ciudad practicando diversos oficios, frecuentemente como tejedoras y comerciantes, pero siempre en contacto con el Gran Beguinaje.

Una “vanguardia de mujeres”

Este grupo de mujeres libres y educadas, una vanguardia en comparación con las esposas o monjas de la época, solo fue parcialmente apreciado como tal: el clero era especialmente susceptible y crítico, alcanzando un nivel alarmante durante el juicio y la sentencia a la hoguera de una beguina de Flandes, Margherita Porete.

Su muerte está entrelazada con la de los templarios, también inocentes pero acusados de brujería por el rey con fines políticos y financieros, mientras que el Papa no tiene la energía para oponerse a nada, y su intento de cambiar la situación es inmediatamente cuestionado por el rey, que procede rápidamente a firmar las condenas.

Incluso las beguinas están a expensas de esta atmósfera de sospecha y control exasperado: su libertad, su fe libre, su adhesión a una vida cristiana sin el control de los eclesiásticos, se consideran en sí mismos una falta y, por lo tanto, acaban dispersas y perseguidas.

Durante siglos, el recuerdo de su existencia se ha perdido, hasta que en los últimos años la búsqueda llevada a cabo por mujeres las ha puesto en auge, junto con el redescubrimiento de algunas copias ocultas del libro prohibido por Margherita Porete.

Esta novela es una buena forma de abordar esta historia olvidada y le permite comprender mejor los eventos que han involucrado a las mujeres en la historia de la Iglesia.