.


Ante el 1º de Mayo, los movimientos obreros de Iglesia piden a los políticos “rescatar a los descartados”

Dignidad y esperanza en el mundo del trabajo. A los XX años de Pastoral Obrera

Comunicados de la HOAC, JOC y Hermandades del Trabajo

#1Mayo. Repensemos un trabajo decente que construya humanidad

M.PÉREZ | #1MayoHumanicemoselTrabajo es el hashtag escogido por los movimientos de Acción Católica HOAC y JOC para visibilizar una de las mayores lacras de nuestra sociedad actual: el paro, que ya afecta a 4.094.770 españoles. “No podemos permanecemos indiferentes y denunciamos esta situación inadmisible”. En esta misma línea se pronuncia el Consejo Nacional de las Hermandades del Trabajo, que hace una llamada a los políticos para que “promuevan políticas sociales que rescaten a ‘los descartados’ de nuestra sociedad”.

Según la HOAC y la JOC, actualmente el 12,6% de los trabajadores en España son pobres, y 608 personas fallecieron en 2015 víctimas de accidentes laborales. Una situación que se agrava si miramos el resto del mundo, pues según la OIT 21 millones de personas son víctimas de trabajo forzoso.

“Ante la situación de insolidaridad estructural que se vive en todo el mundo respecto a los trabajadores y trabajadoras, y más si cabe respecto a jóvenes, la persona debe ser y estar en el centro de la actividad económica, de la política, de las relaciones laborales, del trabajo”, reclaman la HOAC y la JOC.

Por ello, exigen “a los políticos, gobernantes y poderes económicos unos derechos básicos que a menudo no son respetados”:

  • El derecho al trabajo, a una justa remuneración, a unas condiciones dignas con horarios y condiciones que permitan el adecuado desarrollo de la vida personal, familiar y social.
  • El derecho a un ambiente de trabajo saludable que no atente contra la integridad física ni psíquica, y que permita el desarrollo de la propia personalidad en el trabajo.
  • El derecho a prestaciones sociales, y al descanso.
  • El derecho de reunión y de asociación, a la negociación colectiva y a la huelga, y a la participación en la organización del trabajo.

Por su parte, el Consejo Nacional de las Hermandades del Trabajo hace una llamada a los políticos: “Más allá de sus intereses partidistas, les pedimos que comprometan la maquinaria de sus partidos al servicio de los más pobres. Consideramos imprescindible que combatan la corrupción y que también, junto a las políticas de crecimiento económico, promuevan políticas sociales que rescaten a ‘los descartados’ de nuestra sociedad”.

Un trabajo en función del hombre

Así, en este 1º de mayo, la HOAC y la JOC remiten a la encíclica Laborem exercens, donde san Juan Pablo II recuerda que “el trabajo está en función del hombre y no el hombre en función del trabajo”. E invitan a toda la sociedad española a:

  • Romper la actual lógica de pensar y organizar el trabajo, poniendo en el centro a la persona y no la economía y los intereses de unos pocos.
  • Plantear el sentido y el valor del trabajo más allá del empleo: distribuir de manera justa y digna el empleo y reconocer socialmente todos los trabajos de cuidados necesarios para la vida humana.
  • Establecer unos ingresos mínimos suficientes para cubrir las necesidades básicas de todas las personas y familias por el hecho de serlo.
  • Articular de forma humanizadora el trabajo y el descanso.
  • Luchar por condiciones dignas de empleo: sin la lucha por la afirmación de los derechos de las personas en el empleo no es posible humanizar el trabajo.
  • Denunciar que actualmente el capital no tiene fronteras (especialmente con el TTIP), mientras que las personas sí las tenemos, lo cual crea una mayor injusticia social.
  • Repensar el modelo económico y productivo, para que sea respetuoso con la vida y que permita la de generaciones futuras.

Así, la JOC y la HOAC animan a todas las personas a denunciar las situaciones injustas que se padecen en el mundo obrero, y a celebrar este 1º de mayo, participando en los actos convocados en cada diócesis.

Pincha aquí para ver los actos en cada diócesis en la web de la HOAC.

Osoro: “Mediante el trabajo la persona se realiza a sí misma”

El arzobispo de Madrid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Carlos Osoro, también ha querido adherirse a este llamamiento del mundo obrero, con una carta en la que subraya la importancia del trabajo para el desarrollo social y de la persona.
Dignidad y esperanza en el mundo del trabajo. A los XX años de Pastoral Obrera

“Mediante el trabajo la persona se realiza a sí misma. La organización del trabajo debe promover en sí misma la realización personal, lo cual es incompatible con horarios extenuantes en ciertos sectores, o la falta de humanidad y de seguridad en que se desarrolla su cometido”, recuerda el prelado.

“Nada puede justificar que se utilice al trabajador como un recurso”. Por ello, hay que celebrar que “otras formas de economía, solidaria, participativa, de comunión, centrada en el bien común y en la satisfacción de las necesidades y no en el crecimiento que no es, en sí mismo, garantía del desarrollo integral, apuntan incipientemente en una prometedora dirección”, y que haya empresarios que “quieren aportar iniciativa y creatividad y que no consideran el lucro como un absoluto”.

Un libro para celebrar las dos décadas de la Pastoral Obrera

Dignidad y esperanza en el mundo del trabajo. A los XX años de Pastoral Obrera es el título de la obra que el pasado lunes 25 de abril presentaron el departamento de Pastoral Obrera de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar de la CEE y la editorial EDICE.

Presentado por Antonio Algora Hernando (responsable del departamento de Pastoral Obrera), Joaquín Nieto Sáinz (director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo para España) y el propio autor, Francisco Porcar Rebollar, este libro recoge las ponencias de las XX Jornadas Generales de Pastoral Obrera, celebradas en 2014, y que “supusieron un momento de reconocimiento y gratitud del camino recorrido por la Iglesia en España en la evangelización del mundo obrero”.

 

LEA TAMBIÉN:

Compartir