José Rodríguez Carballo, nuevo secretario del dicasterio vaticano para la Vida Consagrada

José Rodríguez Carballo, franciscano, nuevo secretario vaticano religiosos

“Ante los desafíos, se necesitan lucidez y audacia”, decía recientemente

José Rodríguez Carballo, franciscano, nuevo secretario vaticano religiosos

MARÍA GÓMEZ | El español José Rodríguez Carballo, ministro general de la Orden de los Frailes Menores, será el nuevo secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA), es decir, el ‘número dos’ del dicasterio vaticano para los religiosos y religiosas de todo el mundo.

Se trata del primer nombramiento importante del papa Francisco para la Curia, y en un ámbito, el de los consagrados, muy significativo. Rodríguez Carballo concedió una reciente entrevista a Vida Nueva tras ser elegido como presidente de la Unión de Superiores Generales (USG) el pasado noviembre.

Carballo hablaba en aquella entrevista del difícil momento que atraviesa la Vida Religiosa (VR), por la disminución y el envejecimiento de sus miembros y la falta de vocaciones, lo que pone en riesgo muchas obras en el ámbito de la educación, la sanidad y lo social.

“No obstante –aseguraba–, dicha situación no la vivo como obsesión, pues esta ‘crisis’, en el sentido etimológico del término, como ‘momento para tomar decisiones’, nos está ayudando a volver a lo esencial, a lo que no es negociable porque afecta a nuestra identidad. El drama no es la disminución y el envejecimiento. El drama estaría en que dicha opción de vida dejase de ser religiosa“.

El nuevo secretario también quería ser optimista con respecto a la situación de la Iglesia: “Como todo momento de transición, también el nuestro está lleno de desafíos para la Iglesia, ante los cuales se necesitan lucidez y audacia. Lucidez para una lectura atenta de los signos de los tiempos y responder a preguntas tan simples e importantes como ¿dónde estamos?, ¿hacia dónde vamos?, ¿hacia dónde nos empuja el Espíritu? Se necesita también audacia evangélica para dar una respuesta a esos desafíos desde el Evangelio. En cualquier caso, el momento que está atravesando la Iglesia no es peor, ni mucho menos, que los que atravesó en otros momentos de transición”.

Despedida de los franciscanos

En una amplia carta dirigida a todos los hermanos de la Orden, Rodríguez Carballo expresa su “inmensa gratitud” a Dios por “la bondad que me ha manifestado durante todos estos años”, desde su llegada al mundo hasta su nombramiento como ministro general, con un apunte especial a sus formadores y hermanos que le han acompañado como franciscano: “Ahora que me separo temporalmente de vosotros, os lo suplico, besándoos los pies, seguid siendo para mí soporte y bendición con vuestra oración y con el don de vuestra fraternidad y amistad”, pide.

Con respecto a la designación, manifiesta un doble sentimiento: “De alegría y tristeza”. “Alegría porque el Señor sigue confiando en mí y porque el Santo Padre, mi ‘Señor Papa’ Francisco, me confía una gran responsabilidad al servicio de la vida religiosa y consagrada, signo también de su confianza en mi persona y en la Orden. Tristeza porque os voy echar de menos, mis queridos hermanos. Me vais a faltar. Me faltará vuestra compañía en la oración, en el recreo, en las comidas, en todo momento. Me faltarán vuestros sabios consejos y vuestra mano tendida en cualquier necesidad

“Me consuela –continúa– que seguiré trabajando por la vida que amo, porque es la mía: la vida religiosa y, por lo tanto, también por la vida franciscana”.

Rodríguez Carballo recibirá la ordenación episcopal de manos del cardenal Tarcisio Bertone, el 18 de mayo, víspera de Pentecostés, en Santiago de Compostela.

Quién es Rodríguez Carballo

José Rodríguez Carballo (Lodoselo, Ourense, 11 de agosto de 1953) ingresó en el seminario menor de la Provincia Franciscana de Santiago de Compostela en 1964, tomó el hábito franciscano en 1970 e hizo su profesión de votos en 1971. Dos años después fue trasladado a Jerusalén, a la Custodia de Tierra Santa, y allí fue ordenado sacerdote en 1977.

Se licenció en Teología Bíblica en 1978 por el Studium Biblicum Franciscanum de la Flagelación (Jerusalén) y en Sagrada Escritura en 1981.

Tras ocupar varios cargos, en 2003 fue elegido ministro general de los Franciscanos Menores para un período de seis años, cargo para el que fue reelegido en junio de 2009, siendo el 119º sucesor de san Francisco de Asís.

En 2003 entró a formar parte del Consejo Ejecutivo de la USG, y fue presidente de su Comisión Teológica entre 2009 y 2012. El 23 de noviembre de 2012 fue elegido presidente, puesto que, en principio, iba a ocupar durante tres años. El vicepresidente actual es el prepósito de la Compañía de Jesús, el también español Adolfo Nicolas.

En la Curia vaticana, es miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, y lo era, hasta ahora, de la CIVCSVA. Además, participó en la V Conferencia General del CELAM en Aparecida, por encargo de Benedicto XVI.

Carballo y Adolfo Nicolás concelebraron la eucaristía junto al papa Francisco en la misa de inicio del pontificado, el pasado 19 de marzo.

El dicasterio para la Vida Consagrada

El puesto de secretario de la CIVCSCA estaba vacante desde octubre de 2012, cuando el redentorista estadounidense Joseph Tobin fue nombrado arzobispo de Indianápolis. Tobin había sido nombrado por Benedicto XVI en agosto de 2010, y en su momento, la brevedad de su etapa como secretario desató varios comentarios, principalmente, que no había gustado cómo estaba gestionando la crisis con las religiosas norteamericanas.

El actual presidente de la CIVCSVA es el cardenal brasileño João Braz de Aviz, nombrado por Benedicto XVI en enero de 2011, en sustitución del cardenal esloveno Franc Rodé.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
08/04/2013
Compartir