Autores

Maura Morés

Maura Morés

Ataúdes transparentes

“¿Por qué los seres humanos nos estremecemos cuando los lobos y los cuervos terminan con los trozos de un ejército en una película medieval? ¿Por qué el féretro es opaco; por qué la capilla ardiente, el nicho, la urna, el túmulo, la barca ardiente hacia el fiordo?”

Instagram; todavía hay vuelta atrás

“Como cristianos, debemos combatir la injuria y la ira del envidioso cuando son víctimas de ella; como cristianos también, tenemos que evitar que las nuevas generaciones crean que la Buena Noticia se resume en crear alguna polémica ocasional en Internet a costa de las feministas”

La playa del silencio

“Las mujeres han sido apartadas de esos pasajes hasta hace días, como si fundirse maritalmente, abiertos a que la vida florezca, fuera menos admirable que la oración rocosa y continua”

La guerra es metamorfosis

“Seguro que casi todos, por mucho que Dios nos impeliera a lo contrario, habríamos escogido llegar al fin de la contienda más horrenda jamás librada de una pieza merced a una triquiñuela inmoral y repulsiva”

‘Hierro’: Marta y Candela

“Su vida es mil veces más áspera que la de cualquier sacerdote diocesano español con casa parroquial con solera al que regalan bizcochos de chocolate. Pero, si Candela existiera, dudo que se plantearan un nombramiento de sierva de Dios o una beatificación tras su muerte, porque es divorciada y agnóstica”

Borriquito como tú, yo sufro más que tú

“Nuestros abuelos soportaron que unos sembradores de inquina y aversión decidieran que España enarbolaría una hoz o un yugo. Pero no fueron ellos los que dieron vida al cuadro de Goya del duelo a garrotazos. Fue su carnada útil. Nunca se tortura ni se apuñala en los despachos con mobiliario noble”

¿Homosexuales de trinchera? No

“En la Iglesia hemos ido tomando conciencia del sufrimiento de los homosexuales desde una distancia prudencial, como si fueran a lanzar un arco de vómito que nos ensuciara. Durante siglos han sido los viles habitantes de Sodoma que merecían la lluvia de azufre”

True Detective y el puente colgante del pecado

“Cuanto más enfangada está una persona, más derecho tiene a Dios. Cuanto más horror destapen lenguas y manos, más se necesitará el Evangelio, sobre todo en casas de Dios a la deriva. Sus pequeñas víctimas nos urgen a asperjar bondad y justicia”.