“En el suicidio no hay plena libertad, pero es una opinión personal, no dogmática”, dice el Papa

  • En una entrevista con Tv2000, Francisco aborda la interrupción voluntaria de la vida y dice que supone “un poco cerrar la puerta a la salvación”
  • Bergoglio confiesa que cuando se acerque el momento de su muerte, le pedirá a la Virgen María que esté junto a él y que le “dé paz”

“El suicidio es un poco cerrar la puerta a la salvación, pero soy consciente de que en los suicidios no hay plena libertad. Es una opinión personal, no dogmática”. El papa Francisco hablará en la noche de este martes 4 de diciembre sobre la interrupción voluntaria de la vida en el programa ‘Ave Maria’, emitido por Tv2000, la cadena televisiva de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

En una conversación con Marco Pozza, teólogo y capellán de la cárcel de Pádua, Jorge Mario Bergoglio cuenta que al pensar en el suicidio le gusta acordarse de lo que le comentó san Juan María Vianney, conocido como ‘el cura de Ars’, a una viuda cuyo marido se había tirado a un río desde un puente. “Le dijo que entre el puente y el río estaba la misericordia de Dios. Creo que en los suicidios la libertad no es plena”, dice Francisco en el programa televisivo, según adelantó ayer, 3 de diciembre, Avvenire, el diario de la CEI.

“A mí no me dice mucho la expresión ‘hermana muerte’”

El Papa habla en su conversación con Pozza sobre la muerte. “El pecado es la ilusión de no morir nunca. Durante una vida de pecado, uno dice que sabe que morirá, pero no piensa en ello. Es una ilusión”. La oración del ‘Ave María’ concluye en cambio con la “gran verdad de la condición humana, fruto del pecado”, destaca el Pontífice. “No es un momento fácil, pero pensar en la muerte como fin del camino es una realidad”, añade.

Bergoglio trata incluso su propio fallecimiento al decir que, cuando llegue el momento, le pedirá a la Virgen que esté junto a él y que le “dé paz”. A continuación vuelve a mostrar su disconformidad con la expresión ‘hermana muerte’ de san Francisco de Asís. “A mí no me dice mucho. Francisco es genial, pero yo no la llamaría así. Me gusta pensar en la muerte como en el acto de justicia final. Convivir con la muerte no es parte de mi cultura, pero cada uno tiene la suya propia y puede hacerlo”.

Noticias relacionadas
Actualizado
04/12/2018
Compartir