Laicos manifiestan su compromiso en la transformación de México

  • Más de cuatro mil personas renovaron su compromiso a seguir trabajando unidos en una Iglesia en salida

La Unión Nacional de Movimientos Católicos ha dado a conocer un manifiesto en el que confirma la fuerza y autoridad de los laicos en la transformación del país.

El pasado fin de semana, casi cinco mil laicos de todas las diócesis del país participaron en el 2º Encuentro Nacional “Juntos por México” en la ciudad de Querétaro, donde fortalecieron y renovaron su compromiso a seguir trabajando unidos en una Iglesia en salida, poniendo en común talentos y capacidades personales, como movimientos, grupos o asociaciones.

A través de un manifiesto, los movimientos católicos proyectaron acciones a futuro para seguir trabajando en diferentes ámbitos, por ejemplo, el bien común: “Sabemos que los bienes no se mueven solos, no caminan por sí mismos. ¡Son los corazones los que hay que mover hacia la solidaridad!”.

También destacaron su compromiso con: el medio ambiente, la justicia social, la libertad religiosa y de expresión, la igualdad entre hombre y mujer, y con el derecho de acceso global a los medios necesarios para el desarrollo integral sustentable de la sociedad.

Vida, familia y política

Respecto al tema de vida y familia, Unión Nacional de Movimientos Católicos fue enfático al reafirmar su compromiso en la defensa del derecho inalienable a la vida desde el momento de su concepción hasta la muerte, promoviendo el desarrollo integral de la persona.

“Sostenemos que la familia es la célula básica de la sociedad, y que el matrimonio, que es sólo entre un hombre y una mujer, proporciona las condiciones óptimas para el desarrollo sano de su descendencia”.

Al referirse a la participación de los laicos en la política y el diálogo, los movimientos católicos llamaron a participar activamente, “tanto con propuestas que garanticen un proceso electoral en paz, como en el empoderamiento de mayor ciudadanía y en la construcción de los espacios en política a nuestra sociedad apremia”.

Solidaridad y voluntariado

Sobre el valor de la solidaridad, la Unión recordó que mucho ya se está haciendo en este campo. “El corazón de México es grande, lo hemos visto en los recientes acontecimientos de los terremotos, huracanes e inundaciones. Hagámoslo aún más grande, organizado en una Red de Voluntariado Católico, una red fuerte y compacta de todos los movimientos, grupos y asociaciones que nos permita ofrecer un instrumento para fomentar iniciativas, obras y soluciones concretas que brinden esperanza, junto con muchas otras beneméritas y valiosas organizaciones”.

En el manifiesto, los laicos también se comprometieron a construir una sociedad en que se promueva en la verdad, la libertad, la igualdad y el amor. “Guiados por el amor, que da unidad a los demás valores, buscamos crear las condiciones para la solución de aquellas situaciones más difíciles y aparentemente sin salida”.

El manifiesto concluyó recordando el sueño de san Juan Pablo II de ‘construir una civilización digna de la persona humana, una verdadera cultura de la libertad y de la paz’. “Y como nos recuerda el papa Francisco: ‘la persona humana más crece, más madura y más se santifica a medida que entra en relación, cuando sale de sí misma para vivir en comunión con Dios, con los demás y con todas las criaturas’”.

Actualizado
10/10/2017
Compartir