Lombardi y Rosica también desmienten a Viganò

  • El antiguo portavoz vaticano asegura que el exnuncio le confesó que el Papa le había reñido por la cita con la activista ‘antigay’ Kim Davis
  • “Me ha dicho que le engañé al presentarle a esa señora en la nunciatura”, reveló el arzobispo italiano tras reunirse con Bergoglio

Federico Lombardi y Thomas Rosica

El arzobispo italiano Carlo Maria Viganò, antiguo nuncio en Estados Unidos, se lleva un nuevo desmentido. Después de que durante la semana pasada salieran a la luz los bulos e inexactitudes de la carta con la que exigió la renuncia al pontificado de Jorge Mario Bergoglio, también ha sido puesta en tela de juicio la versión que ofreció de otro argumento controvertido: la reunión que el Papa mantuvo durante su visita a Estados Unidos en septiembre de 2015 con Kim Davis, funcionaria del registro civil de Kentucky que se negó a expedir licencias de matrimonio a parejas homosexuales. Davis, que se pasó cinco días en la cárcel por su actitud, constituye un símbolo para el sector más conservador de la Iglesia estadounidense.

Según Viganò, en una audiencia posterior que mantuvo en Roma con Bergoglio, este no le hizo mención alguna al encuentro con Davis y le felicitó en cambio por el éxito del viaje a Norteamérica. El arzobispo italiano justificó su decisión de tratar el tema después de que Juan Carlos Cruz, víctima chilena de abusos sexuales que fue recibida por el Papa, contara que este le había comentado que el entonces nuncio en Washington “casi saboteó” la visita por incluir en la agenda una cita privada con Davis.

Engaño al Pontífice

Descontentos con la explicación ofrecida por Viganò, el jesuita italiano Federico Lombardi, antiguo director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, y el religioso canadiense Thomas Rosica, su asistente para la lengua inglesa, emitieron ayer, 2 de septiembre, un comunicado conjunto en el que aseguran que fueron recibidos por Viganò poco después de que este se viera con el Papa en el Vaticano tras ser convocado después del viaje a Norteamérica.

“El Santo Padre en su paterna benevolencia me ha dado las gracias por su visita a Estados Unidos, pero me ha dicho que le engañé al presentarle a esa señora en la nunciatura”, les dijo el entonces nuncio en Washington a Lombardi y Rosica, que tomó apuntes de lo que se dijo en la reunión. Francisco le afeó además a Viganò que no le hubiera informado de que Davis tenía “cuatro maridos”, por las cuatro veces que se había casado.

Información insuficiente

Lombardi y Rosica consideraron que la “iniciativa” del encuentro con la activista ‘antigay’ fue del entonces nuncio, que no informó a Francisco y a sus colaboradores de forma suficiente de las implicaciones que podría conllevar la cita ni de los antecedentes de la señora.

La polémica por el ‘caso Davis’ llega poco más de una semana después de la publicación de la carta de 11 páginas de Viganò en varios medios conservadores en los que exigía al Papa que renunciara al pontificado por haber supuestamente protegido al cardenal pederasta estadounidense Theodore McCarrick, al que Bergoglio sancionó el pasado mes de junio obligándole a que abandonara el Colegio Cardenalicio.

Noticias relacionadas
Actualizado
03/09/2018
Compartir