Francisco denuncia que “los pastores con doble vida son una herida en la Iglesia”

  • El Papa reflexiona hoy en la misa de Santa Marta acerca de la autoridad de los pastores
  • Jesús enseñaba con autoridad porque “era cercano, comprendía, acogía, curaba y enseñaba”, ha explicado

papa Francisco oficia la misa en Santa Marta 9 enero 2018

En la misa de hoy martes 9 de enero en la residencia Santa Marta, el Papa ha reflexionado acerca de “los pastores con doble vida”. Esta espontánea reflexión ha surgido del comentario del Evangelio del día, en el que san Marcos dice “se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad“. 

Cerca de Dios y de la gente

Francisco ha explicado que no es que los escribas no dijeran la verdad, sino que no tocaban el corazón de la gente, enseñaban sin acercarse al pueblo. Jesús, en cambio, enseñaba con autoridad porque “era cercano, comprendía. Acogía, curaba y enseñaba”. Y esta cercanía tiene un doble sentido, “cercanía a Dios en la oración (…) y cercanía con la gente”.

Y es que, como ha dicho el Papa, “un pastor que no reza, que no busca a Dios, pierde en parte la cercanía de la gente“. A la vez, “el pastor que vive separado de la gente tampoco llega a ellos con su mensaje“. Por tanto, ha destacado esa doble cara de la cercanía, a Dios y a la gente.

Pastores con doble vida

En cuanto a los escribas, a diferencia de Jesús, “no están cerca de la gente ni de Dios”. Como el propio Cristo dijo a la gente, “haced lo que dicen, pero no lo que hacen“, algo que evidencia una hipocresía o doble moral en ellos. Llegado a este punto, el Papa ha lamentado la existencia actual de pastores de doble vida “es feo verlos: es una herida en la Iglesia (…). Y Jesús es muy severo con ellos, les llama ‘sepulcros blanqueados’ hermosos en la doctrina, vistos desde afuera. Pero por dentro, podredumbre. Así termina el pastor que no está cerca de Dios en la oración y de la gente en la compasión”.

Sin embargo, y a raíz de la primera lectura, el Papa ha recordado que no todo está perdido para estos pastores: “Que no pierdan la esperanza. Siempre hay otra oportunidad“. Ha asegurado que la autoridad, si se ha perdido, se puede recuperar como hizo Elí, aunque ha subrayado que “la autoridad es un don de Dios, sólo viene de Él y Jesús la da a los suyos (…) y siempre hay tiempo para acercarse (a Dios y a la gente) y despertar la autoridad y la profecía”, ha concluido.

Noticias relacionadas
Actualizado
09/01/2018
Compartir