Siervas de San José: faros de la dignidad de la mujer… entre balas

Las religiosas buscan ser un oasis de paz en el convulso Congo de Kabila

proyecto de las Siervas de San José en República Democrática del Congo promoción de la mujer

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA | Hoy, un día en la República Democrática del Congo, en plena ebullición por la inestabilidad provocada por la anunciada salida del poder del dictador que nunca termina de concretarse, lleva a que nunca se sepa con certeza qué puede deparar ese amanecer. “El 19 de diciembre fue un día tranquilo. Incluso nos sorprendió, porque nos habíamos preparado y esperábamos lo peor… La sorpresa la tuvimos al día siguiente. Bien temprano, grupos de jóvenes salían de todas las calles de nuestro barrio y se concentraban en la avenida principal, Upemba. Comenzaron a incendiar gomas, vehículos, cualquier cosa que pudiera mostrar su indignación. El plazo había expirado a media noche: Joseph Kabila debía dejar la presidencia y no lo había hecho. Había pasado el año electoral y no había convocado los sufragios… En cambio, sí trató de cambiar la Constitución para mantenerse en el Gobierno”.

Así repasa la misionera cubana Midyala Martín, de las Siervas de San José, los acontecimientos que llevaron al final del pasado año a una ola de protestas en todo el país y que se cerró del peor modo posible, “con la muerte de muchos jóvenes”. (…)

Cuando Vida Nueva contacta con Midyala para pulsar el estado de la crisis, el día anterior su comunidad había sido atacada por elementos incontrolados, que intentaron quemar la casa: “Un grupo de nueve jóvenes, manipulados por los políticos, entraron en nuestro hogar, destruyendo las puertas del taller y de la residencia. Hemos vivido un momento muy tenso y de mucho miedo”. (…)

Encarnadas en la emancipación

Pero lo peor es la situación de las niñas y las jóvenes: “Es muy difícil. Tradicionalmente, la joven es considerada como destinada a ‘otra familia’, puesto que un día se casará. Por eso, los padres no tienen prisa en invertir en su educación y ellas siguen siendo las víctimas principales de los males que sufre el país”.

Pese a las amenazas que las acechan cada día, estas Siervas de San José, cuya comunidad fue fundada en 1996 y actualmente es el noviciado de la zona, buscan ser un oasis de paz y defensa de los derechos más básicos: “Somos cinco religiosas de cuatro continentes: dos congoleñas, una española, una filipina y yo, que soy cubana; también hay otra joven en formación. Nuestro trabajo fundamental, además de la formación de las jóvenes que aspiran a ser Siervas de San José, es la promoción de la mujer. (…)

Publicado en el número 3.026 de Vida Nueva. Ver sumario

 


CÓMO LEER EL REPORTAJE COMPLETO:

* Si eres suscriptor de la revista: léelo ahora

* Si quieres comprar el número suelto en la app de la Revista Vida Nueva. En el nº 3.026: para iPad o para Android

* Suscríbete a Vida Nueva

 


LEA TAMBIÉN:

Actualizado
03/03/2017
Compartir