Francisco en Albania elogia la convivencia pacífica de distintas religiones

Segunda visita de un Papa al país, que restableció relaciones con la Santa Sede en 1991

20140921cnsjl022

JAVIER RODRÍGUEZ. FOTOS: CNS | Como explicó a principios de mes, Francisco quería visitar Albania después de que se formara un gobierno de unidad en el que se encuentran musulmanes, ortodoxos y católicos para decirle a todos los pueblos: “Se puede trabajar juntos”. En esta línea, ha asegurado durante el viaje que “nadie puede escudarse en Dios cuando proyecta y realiza actos de violencia y abusos”.

Ayer domingo a las nueve de la mañana aterrizaba en una jornada lluviosa en el aeropuerto de la capital albanesa que lleva el nombre de quien es probablemente la figura católica más popular del país: la Madre Teresa de Calcuta, llamada Agnes Gonxha Bojaxhiu de nombre seglar. Con este son ya cuatro los viajes apostólicos que ha protagonizado Bergoglio, el segundo de un Papa al llamado “país de las águilas“, vecino de Italia y que san Juan Pablo II visitó en 1993 apenas dos años después de caer la dictadura comunista y con el restablecimiento de relaciones diplomáticas con la Santa Sede.

Bergoglio y el presidente albanés, Bujar Nishani.

Bergoglio y el presidente albanés, Bujar Nishani.

Entre los hitos del viaje del Papa polaco se encontraron la celebración de Santa Misa en la catedral de Escútari (transformada en palacio de deportes bajo el anterior régimen) y la bendición de la primera piedra para reconstruir el santuario de la Virgen del Buen Consejo, construido en 1895 y demolido en 1967. En los últimos años se han reconstruido también en Tirana la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús de los Padres Jesuitas y la catedral ortodoxa de la Resurrección de Cristo.

Francisco fue recibido por autoridades religiosas y civiles, como el nuncio apostólico en Albania, el arzobispo Ramiro Moliner Inglés y el primer ministro albanés Edi Rama, con quien ya se reunió en el Vaticano el pasado abril. Del aeropuerto se trasladó en automóvil al Palacio Presidencial de Tirana, a través de calles cuajadas de albaneses celebrando su visita. El presidente albanés Bujar Nishani obsequió al Papa argentino con una ceremonia de bienvenida y después de un breve coloquio entre ambos, le acompañó al Salón Scanderberg donde tuvo lugar un encuentro con las autoridades, el cuerpo diplomático y algunos líderes religiosos del país.

En el discurso [ver íntegro] que dirigió a los presentes, el Santo Padre habló del camino de Albania hacia la recuperación de sus libertades civiles y religiosas, alertó de la instrumentalización de las diferencias entre las religiones y elogió la convivencia pacífica y la colaboración entre los componentes de diversos credos en la tierra albanesa.

La lluvia no impidió que miles de fieles se congregaran.

La lluvia no impidió que miles de fieles se congregaran.

A continuación el Papa se trasladó a la plaza Madre Teresa en la capital albanesa, donde miles de fieles aguardaban. A las once de la mañana comenzó la celebración, en latín y albanés, que en las lecturas de la liturgia hizo varias referencias a la historia de Albania, por ejemplo la cita del Éxodo “os he llevado sobre alas de águila” y la epístola de la carta de San Pablo a los Romanos, que narró la prédica del apóstol en Iliria, actualmente parte de Albania.

En la homilía [ver íntegra] el Santo Padre partió del evangelio de San Lucas en donde figura la frase “vuestra paz descenderá sobre ella” para hablar del espíritu misionero de la Iglesia ejemplificado en la Madre Teresa de Calcuta. “Él -afirmó Francisco- vino a traer al mundo el amor de Dios y quiere que se difunda por medio de la comunión y de la fraternidad. Por eso constituyó enseguida una comunidad de discípulos, una comunidad misionera, y los preparó para la misión, para ir. El método misionero es claro y sencillo: los discípulos van a las casas y su anuncio comienza con un saludo lleno de significado: Paz a esta casa. No es sólo un saludo, es también un don: la paz. Queridos hermanos y hermanas de Albania, también yo vengo hoy entre vosotros a esta plaza dedicada a una humilde y gran hija de esta tierra, la beata Madre Teresa de Calcuta, para repetiros ese saludo: paz en vuestras casas, paz en vuestros corazones, paz en vuestra Nación.”

Dada la historia jalonada de persecuciones religiosas que ha caracterizado a Albania, Francisco no ha dejado de referirse a los decenios de sufrimientos de católicos, ortodoxos y musulmanes. Ha afirmado:

Podemos decir que Albania ha sido una tierra de mártires: muchos obispos, sacerdotes, religiosos, fieles laicos , ministros de culto de otras religiones pagaron con la vida su fidelidad. No faltaron pruebas de gran valor y coherencia en la confesión de la fe. ¡Fueron muchos los cristianos que no se doblegaron ante la amenaza, sino que se mantuvieron sin vacilación en el camino emprendido!

Asimismo, ha hecho referencia al cementerio de Escútari, donde los católicos fueron fusilados durante el régimen comunista, y ha asegurado a los fieles presentes que:

Él os ha guiado y consolado, y os ha llevado sobre alas de águila, como hizo con el antiguo pueblo de Israel. El águila, representada en la bandera de vuestro País, os invita a tener esperanza, a poner siempre vuestra confianza en Dios, que nunca defrauda, sino que está siempre a nuestro lado, especialmente en los momentos difíciles. (…) Hoy he venido para daros gracias por vuestro testimonio y también para animaros a hacer crecer la esperanza dentro de vosotros y a vuestro alrededor. No os olvidéis del águila. El águila no olvida el nido, pero vuela alto. ¡Volad alto! ¡Subid! He venido para animaros a involucrar a las nuevas generaciones; a nutriros asiduamente de la Palabra de Dios abriendo vuestros corazones a Cristo, al Evangelio, al encuentro con Dios y al encuentro entre vosotros, como ya hacen. A través de este encontrarse dais testimonio a toda Europa.

A punto de entonar el Ángelus Domini al final de la Misa, Francisco ha dedicado unas palabras a los jóvenes. “Dicen que Albania es el país más joven de Europa“, comenzó diciendo antes de invitarles a “cimentar su existencia en Jesucristo”, pues es la roca más sólida sobre la que edificar una vida.

Con la fuerza del Evangelio y el ejemplo de vuestros antepasados y de los mártires, decid no a la idolatría del dinero, no a la engañosa libertad individualista, no a las dependencias y a la violencia; y decid sí, en cambio, a la cultura del encuentro y de la solidaridad, sí a la belleza inseparable del bien y de la verdad; sí a la vida entregada con magnanimidad y fidelidad en las pequeñas cosas.

Tras la celebración, a las una y media de la tarde, el Papa almorzó con los obispos albaneses y el séquito de la Nunciatura Apostólica, para sobre las cuatro encaminar sus pasos a la Universidad Católica de Nuestra Señora del Buen Consejo donde le esperaban los líderes de otras religiones y otras denominaciones cristianas de Albania, a quienes ha dirigido un discurso [ver íntegro].

Sobre las cinco, Francisco ha protagonizado otro encuentro, esta vez con religiosos, religiosas y laicado católicos en la celebración de las Vísperas en la catedral de Tirana, a quienes también ha dirigido unas palabras [ver discurso íntegro]. Tras el evento, ha tenido tiempo Bergoglio de saludar a los niños del Centro Betania y otros centros caritativos de Albania dedicados a los más necesitados, antes de volver al aeropuerto de donde despegó sobre las ocho de la tarde para volver a Roma.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
22/09/2014
Compartir