El Papa bautiza a la hija de una pareja casada por lo civil

papa Francisco bautiza a una niña en la Capilla Sixtina Fiesta del Bautismo del Señor 12 enero 2014

Celebrada en el Vaticano la festividad del Bautismo del Señor

papa Francisco bautiza a una niña en la Capilla Sixtina Fiesta del Bautismo del Señor 12 enero 2014

Una de las niñas bautizadas ayer por Francisco

ÁLVARO ESPINOSA MALAGÓN | Con motivo de la festividad del Bautismo del Señor, el papa Francisco bautizó ayer domingo 12 de enero a 32 niños recién nacidos o de pocos meses, en la Capilla Sixtina del Vaticano. Entre los niños bautizados en la imponente capilla, se encontraba Giulia, una niña de siete meses, hija de una pareja italiana casada por lo civil.

Con esta ceremonia, el pontífice argentino continúa la línea de lo que habló en la audiencia general del pasado miércoles, sobre la importancia del sacramento del Bautismo.

Y con el gesto de bautizar a la pequeña Giulia, Francisco vuelve a poner de manifiesto que las puertas de la Iglesia permanecerán abiertas a toda persona que necesite y quiera encontrar a Jesús.

En su homilía, el Papa explicó que Jesús no tenía la necesidad de ser bautizado, “pero que los primeros teólogos explicaron que este bautismo fue para que todas las aguas tuvieran el poder de bautizar”, por lo que volvió a recordar que el “el bautismo no es un simple rito”.

Francisco también recordó a los progenitores que “tienen que trasmitir la fe a estos niños”, esta es “la mejor herencia”. “Estos niños son el anillo de una cadena. Ustedes traen a estos chicos para el bautizo; después de unos años, ellos traerán un hijo, o un sobrino a bautizar, y esta es la cadena de la fe”, explicó.

En medio de su improvisada homilía y ante el llanto de los niños que resonaba en toda la Capilla Sixtina, el Papa declaró que este es “el coro más bonito” de la celebración, e invitó a las madres a “dadles de comer” si lo veían conveniente.

Actualizado
13/01/2014
Compartir