Dios en pantalla grande

imagen de la película Maktub

Distintas entidades eclesiales impulsan el cine como un aliado para el anuncio cristiano

imagen de la película Maktub

La película ‘Maktub’, Premio ¡Bravo! de Cine 2012

Dios en pantalla grande [extracto]

ÁLVARO REAL | Las Semanas de Cine Espiritual, Signis, Cinemanet o el Centro Universitario Villanueva, junto a algunas delegaciones diocesanas, son instituciones que trabajan a diario por evangelizar el cine y por que lo cinematográfico se convierta en plasmación de lo cristiano. “Este es un momento donde hacen falta relatos de verdad que alienten la ilusión por vivir. Tenemos que apostar por el cine espiritual y abrirle ventanas y pantallas para que se pueda ver”.

Con estas palabras, Peio Sánchez, sacerdote y director del Departamento de Cine del Arzobispado de Barcelona, invita a participar en la IX Semana de Cine Espiritual, de la que también es director, y que se celebra del 10 al 20 de noviembre.

La Semana, promovida en gran parte por Signis (asociación católica de comunicación presente en 140 países), se divide en dos apartados. La dedicada a los jóvenes y a los centros educativos, con una asistencia prevista de 140.000 jóvenes, y la Muestra de Cine Espiritual, abierta a todo el que quiera acudir. Este año se presentan 10 películas, que se podrán ver también en facultades de Comunicación, en centros comerciales o en la Filmoteca de Cataluña.

Como explica Peio Sánchez, el lema de la presente edición, Creer en el cine, muestra que el objetivo de la Semana es que se reconozca “el valor del cine como medio expresivo y comunicativo, pero también la presencia de la fe en el cine”.

cartel de la IX Semana de Cine Espiritual de Barcelona

Cartel e la IX Semana de Cine Espiritual de Barcelona

Superbrother, de Biger Larsen, y El juego perfecto, de William Dear, son las películas elegidas para el público de Primaria; mientras que La invención de Hugo, de Martin Scorsese; Soul Surfer, de Sean McNamara, y Maktub, de Paco Arango, entre otras, serán las películas para los jóvenes de ESO y Bachillerato. Para el público en general, la Muestra ofrecerá películas como Cristiada; Moscati, el médico de los pobres; Grandes esperanzas; El pueblo de cartón; El molino y la Cruz; o los documentales Conmemoración del 50º aniversario del Concilio Vaticano II y Clara de Asís y Pedralbes. El anclaje urbano en la eternidad.

Pero no se trata solo de ver buen cine, sino de recuperar elementos que iban unidos a él, como insiste el director de la Semana: “Primero se olvidó la relación entre cine y reflexión, y ahora, debido a la digitalización de las películas y a los ordenadores, se va olvidando su visionado compartido. Queremos recuperar la visión pública que implica el diálogo, añadiendo la reflexión en torno a la película”.

Para ello contarán con la presentación de profesores, periodistas, expertos en cine, médicos e incluso el arzobispo de Barcelona, el cardenal Lluís Martínez Sistach.

Momento de auge

Una clave compartida por todos es aprovechar el momento actual del cine para emprender el reto de la nueva evangelización, porque, si bien la crisis pone en peligro la industria cinematográfica, la amplitud y variedad del cine es hoy mayor que en ningún otro momento.

“Nunca hemos tenido acceso a tanto cine –reconoce Peio Sánchez–. Hay películas con muchas posibilidades para que, a través de los relatos que proponen, se pueda acceder a una experiencia de primera evangelización y de anuncio cristiano”.

Kerigma Awards festival internacional concurso de cortos y spots

Kerigma Awards es un concurso internacional de cortos

Algo más accesible a través de películas que abordan “los grandes interrogantes sobre el sentido de la vida y de la muerte, las relaciones personales y los caminos del amor, la justicia y las exigencias éticas de la solidaridad, la libertad y el discernimiento en elección, el perdón y la reconciliación, la lucha del bien y el mal o el misterio de la belleza”.

Pero, para que existan estas jornadas, es necesario antes crear películas. Un Dios prohibido, el nuevo film de Contracorriente Producciones, se rueda en estos momentos en la Diócesis de Ciudad Rodrigo.

Se trata de una película dirigida por Pablo Moreno que, con la ayuda de los Misioneros Claretianos, narra el martirio de 51 miembros de la Comunidad Claretiana de Barbastro (Huesca) en el inicio de la Guerra Civil.

Hasta 54 actores y 200 figurantes ya ruedan en lugares emblemáticos de Ciudad Rodrigo, como el seminario, la catedral, Los Sitios, el monasterio de la Caridad, la plaza del Buen Alcalde, la calle Toro, el monasterio de Las Claras… Se trata del proyecto más importante de una productora que ya cuenta con películas como Jesús, el peregrino de la luz; Talita kum; o Pablo de Tarso, el último viaje.

Los temas de fe interesan a creyentes y no creyentes y comienzan a colarse dentro de las grandes salas. Ejemplos de superproducciones son Encontrarás Dragones, El gran silencio o La última cima. De eso se han percatado en la pequeña pero pionera Diócesis de Ciudad Rodrigo, que cuenta con una pastoral específica dedicada al cine, con estrenos de cortometrajes e, incluso, con la celebración del Festival de Cine Educativo y Espiritual.

“Si no hacemos camino con los hombres, mujeres y jóvenes de nuestro tiempo, no estaremos en el lugar donde Cristo necesita oírse”, afirma Juan Carlos Sánchez Gómez, rector del Seminario Diocesano San Cayetano y asesor teológico del cortometraje Alba.

imagen de la película De dioses y hombres

Un momento del film ‘De dioses y hombres’

Lenguaje humanista

“La actividad cinematográfica está en continuo movimiento y en el cine entran en juego distintas concepciones del ser humano”. Así lo explicaba Raúl Berzosa, obispo de Ciudad Rodrigo, durante el I Congreso de Signis-España, celebrado en octubre. La clave estaría en incentivar la utilización del lenguaje audiovisual como plasmación del humanismo cristiano.

Con esa intención, ya han nacido diversos concursos cinematográficos. Uno de ellos es el festival ¡Qué bello es vivir!, organizado por Cinemaneten, y en el que se premian largometrajes y cortos que muestren la dignidad del ser humano o denuncien las actitudes y hechos que atentan contra ella.

Otro caso es el concurso internacional Kerigma Awards, del madrileño Centro Universitario Villanueva. Belén Martí Casas, coordinadora de Kerigma Awards, valora la importancia de que futuros profesionales de la industria cinematográfica puedan “aprender a plasmar en lenguaje audiovisual la realidad del hombre, para que, llegado el día, sepan transmitir valores a través de fotogramas y hacer así un cine de calidad”.

“El cine debe encargarse de mostrar la verdad del hombre y la belleza del mundo”, abunda Belén Martí Casas, que reconoce que, “a través del cine, se puede llegar a hacer mucho bien. No podemos olvidar a los profesionales que trabajan en el mundo del cine que también pueden, y deben, apoyar esta nueva evangelización con la difusión de ciertos valores universales a través de sus películas”.

En su tercera edición, en la que afrontarán un tema tan universal como es el silencio, en Kerigma Awards esperan ver superadas las sorprendentes cifras de participación de la anterior cita, donde acudieron más de 60 universidades de todo el mundo, 20 de ellas españolas.

“Los cristianos y todos los hombres de buena voluntad –concluye la coordinadora del festival del Centro Universitario Villanueva– tenemos el deber de dar luz allí donde estemos, y nosotros hemos querido dar luz en el mundo del cine y la comunicación”.

imagen de la película Encontrarás dragones

Imagen de la película ‘Encontrarás dragones’

Cine espiritual en la Filmoteca Vaticana

Nueve ediciones después, la Semana del Cine Espiritual traspasa la realidad española y se internacionaliza. El pasado 29 de octubre, se presentó en la sala Deskur de la Filmoteca Vaticana la presente jornada. Y lo hizo con la presencia de Claudio Maria Celli, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, y el cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.

Con el fin de aplicar a la realidad un acto sobre cine, se presentó la película Maktub, de Paco Arango. Un film que, por cierto, ha sido reconocido días atrás por la Conferencia Episcopal con la concesión de un Premio ¡Bravo!

En España, la Semana ya se realiza en las diócesis de Alcalá de Henares, Ávila, Barcelona, Bilbao, Burgos, Canarias, Lleida, Madrid, Mallorca, Menorca, Palencia, Santiago de Compostela, Sant Feliu de Llobregat, Sevilla, Guadalajara, Tarragona, Terrassa, Toledo, Valencia, Valladolid, Vic, Vitoria, Zamora y Zaragoza.

Más allá de nuestras fronteras, Italia, Ecuador, Venezuela, Bolivia y otros países latinoamericanos también celebran esta IX Edición de la Semana de Cine Espiritual, confirmándose así su crecimiento y experiencia internacional.

En el nº 2.823 de Vida Nueva.

 

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
08/11/2012
Compartir