Comillas homenajea al cardenal Carlo Maria Martini

homenaje al cardenal Martini en la Universidad Pontificia Comillas
homenaje al cardenal Martini en la Universidad Pontificia Comillas

Antonio Allende, Julio Martínez y José Ramón Busto, durante el homenaje

F. OTERO | El pasado 23 de octubre, la Universidad Pontificia Comillas homenajeó en Madrid al cardenal y arzobispo emérito de Milán, Carlo Maria Martini, que falleció el pasado 31 de agosto a los 85 años de edad. Un evento en el que se destacaron su distintas facetas: comunicador, autor prolífico, jesuita, apóstol… y que se encargaron de glosar el rector de la Universidad, Julio Martínez; el antiguo rector, José Ramón Busto; y el director general de la Editorial Sal Terrae, Antonio Allende.

Julio Martínez parafraseó a Benedicto XVI para hacer su primera referencia al fallecido purpurado y dijo de él que es “hombre de Dios, que no solo estudió la Sagrada Escritura, sino que la amó intensamente e hizo de ella luz de su vida, para que todo fuera ad maiorem Dei gloriam”.

Destacó, sobre todo, la capacidad de Martini para salir a los caminos de la frontera, aspecto que, tal y como reconoció Martínez, le hizo muy significativo y apreciado por mucha gente de procedencia diversa, y muy diferente de algunas actitudes instaladas en la seguridad y atrincheradas en la ortodoxia.

También por su espiritualidad ignaciana, ya que en él “se encarnan” cinco puntos esenciales de ella: la adhesión a la voluntad divina, la ayuda a las ánimas, el sentido cristocéntrico experencial, el buscar y hallar a Dios en todas las cosas y el diálogo y encuentro con todos. “El cardenal –dijo el rector– aparece como modelo de jesuita y apóstol enviado a servir en la misión de Cristo”.

Por su parte, José Ramón Busto abordó el perfil académico y universitario de Martini, sobre todo en lo que se refiere a los estudios bíblicos, una trayectoria que fue distinguida con numerosos premios, entre ellos, el Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales (2000).

Finalmente, Antonio Allende recalcó el enorme éxito logrado por Martini en sus facetas de comunicador y escritor, un éxito que radica en, como el propio purpurado explicaba, “darle voz al increyente que hay dentro de nosotros con la ayuda de los creyentes”. “La fórmula es muy atractiva –concluyó Allende parafraseando al cardenal–. No es conferencia, no es predicación, ni apologética, sino que es hacer emerger las preguntas que llevamos dentro”.

En el nº 2.822 de Vida Nueva.

Actualizado
01/11/2012
Compartir