PERFIL: Santos Abril y Castelló: Teruel sigue teniendo purpurado

Santos Abril cardenal vicecamarlengo arcipreste Santa María la Mayor

El Papa nombra cardenal al vicecamarlengo y arcipresente de Santa María la Mayor

Santos Abril próximo cardenal vicecamarlengo arcipreste Santa María la Mayor

ANTONIO PELAYO, corresponsal de Vida Nueva en ROMA | La Diócesis de Teruel va contar de nuevo con uno de sus hijos elevados a la dignidad cardenalicia. Lo fue, en noviembre de 2007, el ilustre canonista jesuita padre Urbano Navarrete, profesor durante lustros en la Universidad Gregoriana de Roma y consultor de las más importantes congregaciones de la Curia romana, muerto el pasado año.

A partir del 18 de febrero, Santos Abril y Castelló, otro turolense, nacido en el pueblecito de Alfambra el 21 de septiembre de 1935, se integrará en el Colegio Cardenalicio como arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor y vicecamarlengo de la Santa Iglesia Romana. Ambos nombramientos papales se produjeron en 2011 con diferencia de once meses.

Entre Camarena de la Sierra, tierra natalicia del cardenal Navarrete, y Alfambra, la distancia no es tan grande como para que los hermanos Abril no entraran en la órbita de los jóvenes deseosos de entrar en la Compañía, como hizo el hermano del hoy próximo cardenal.

Pero después de los estudios eclesiásticos y recibida la ordenación sacerdotal el 19 de marzo de 1960, amplió su formación con dos licenciaturas, una en Ciencias Sociales y otra en Derecho Canónico, y se incorporó al servicio diplomático de la Santa Sede. Sus primeros destinos fueron las nunciaturas de Pakistán y Turquía, pero después regresó a Roma para ocupar, en la Secretaría de Estado, la responsabilidad de la Sección de Lengua Española.

Su primera Nunciatura fue Bolivia, en 1985, donde tres años después tuvo ocasión de recibir a Juan Pablo II en visita pastoral. Del país latinoamericano pasó a Camerún, representando simultáneamente a la Santa Sede en Gabón y Guinea Ecuatorial. En 1996 fue destinado a la antigua Yugoslavia y cuatro años después, a Argentina. En Buenos Aires, sorprendentemente, permaneció solo tres años y, de forma aún más inexplicable, se le envió como representante papal a Eslovenia, Bosnia-Herzegovina y Macedonia, cargo en el que cesó por haber llegado a la edad de 75 años.

No estuvo mucho tiempo cesante, porque fue nombrado vicecamarlengo (el camarlengo es el cardenal Bertone) el 22 de enero de 2011, y en noviembre, arcipreste de la Basílica romana más ligada a España.

En el nº 2.784 de Vida Nueva.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
13/01/2012
Compartir