Al ritmo de los acontecimientos

Antonio Gómez Cantero, obispo de Teruel
Obispo de Teruel y Albarracín
Antonio Gómez Cantero

Tirar la primera piedra

Os aseguro que cada vez que los medios hablan de la pederastia en la Iglesia me siento mal, muy mal. En primer lugar, porque no se debía dar entre nosotros (ni entre nadie) y en segundo lugar porque da la sensación que solo se da entre nosotros. Y no es verdad. La sexualidad es compleja,

Compartir

Una puerta abierta

Tan solo hace unos días que celebramos a “La Santa”, así sin más, como dicen en Ávila. Para el resto de los mortales es Santa Teresa de Jesús, aquella mujer, “más lista que los ratones coloraos” que vivió en tiempos de cambios y reformas: cambio de sociedad y reforma de la Iglesia. En aquellos tiempos,

Compartir

Misión cumplida

Discutían dos mamás en la acera, mientras los niños correteaban a su alrededor, sobre si en el colegio no se estaban pasando tres pueblos con la dichosa fiesta de Halloween. Y no se ponían de acuerdo, pues una de ellas no entendía por qué no dejaban poner el Belén en clase y en cambio debía

Compartir

De líquidos y sólidos

Los aguaceros de estos últimos días, que han arrasado con todo lo que pillaron por delante, incluso vidas humanas, nos han sobrecogido. La gente, desde sus balcones, grababa el momento, voceando impresionada por los coches que flotaban a la deriva. Era una visión más desoladora que las de un incendio que, al parecer de Nerón,

Compartir

Los agraces y la dentera

He recibido, igual que otros obispos, una carta sin fecha de un honorable senador que según dice está “iniciando una intensa campaña para la eliminación de los símbolos persistentes de la dictadura franquista y dar cumplimiento a la Ley 52/2007”, llamada de la memoria histórica. Escribía, hace casi cuatro años, –con el mismo título de

Compartir

Lecciones de antaño

Sigo en La 2 los documentales sobre la primera y segunda guerra mundial (coloreados), y la verdad que cuando se ven las causas de la guerra, con la distancia suficiente, puedes llegar a pensar que cualquier día se pueden repetir. Cuando escuchaba los discursos de los dirigentes de entonces me preguntaba, ¿cómo es posible que

Compartir

El servicio de las mesas

Trabaja en un centro comercial. Es un joven maduro, célibe, pasa de los cuarenta. Voz grave, resuelta. Mirada serena y profunda, y una sonrisa. Al servicio de todos, positivo, buscando siempre aunar esfuerzos. Y es que, para servir, sin pedir nada a cambio, para entregar la vida, para construir comunidad, se necesita mucha madurez, porque

Compartir

Lágrimas negras

Como cada día me dispongo a ver las noticias de las tres, enciendo el televisor y en una de las cadenas aparece un actor español, como fuera de sí, repitiendo insistentemente una retahíla de blasfemias, como derecho a su libertad de expresión. Paso de canal y me lo encuentro en otro noticiario. Una abogada de

Compartir

Alcanzar el amor

Esa cruz en lo alto del risco, al borde del precipicio de piedra roja, me tiene fascinado, y me impide pensar, simplemente observo en silencio. Me quedo mirando ensimismado y me corre por la cabeza como un latigazo el pensamiento del hermano Rafael, el santo oblato trapense: “Solo Dios”. Cada vez que hago ejercicios espirituales,

Compartir

Nidos para la vida

Cuando las hermanas me hablaron de su proyecto, se me llenaron los ojos de ilusión y el corazón de esperanza. Ellas veían la mano de Dios en todo ello y yo también. Nuestra conversación estaba llena vida, de proyectos de futuro. Y ellas podían seguir viviendo su carisma. La casa es hermosa. Un magnífico edificio

Compartir