Al ritmo de los acontecimientos

Antonio Gómez Cantero, obispo de Teruel
Obispo de Teruel y Albarracín
Antonio Gómez Cantero

Cuestión de dignidad

Marc, es un joven adolescente que me ‘wasapea’ para hacerme unas preguntas que le inquietan. Por el tipo de preguntas no es un chaval del montón. A veces no es fácil contestar preguntas como las que él hace, en principio porque son complejas, sobre todo por la maraña de causas y de consecuencias que las

Compartir

Hablemos de amor

Cuando terminé de proclamar el Evangelio, quedó resonando la frase de Jesús en las bóvedas del templo: “y cuando venga el Hijo del hombre ¿encontrará esta fe en la tierra?”. Se trataba de una viuda pesada por necesidad (inoportuna, dice el texto) que requería justicia de un juez y por quitársela de encima le dio

Compartir

La vuelta de la tortilla

Y hablando de las misiones. Convoqué el otro día a los sacerdotes estudiantes en nuestra diócesis, para orar, charlar un rato cambiando opiniones y comer juntos. Son seis jóvenes provenientes de África y cinco de América del Sur. Mientras hacen sus licenciaturas o doctorados en Zaragoza o Valencia, se dedican a atender nuestros pequeños pueblos

Compartir

Esperanza tardía

Recorro algunos pequeños pueblos los domingos para echar una mano a algún que otro párroco agobiado con demasiadas celebraciones. También los seglares, llamados “animadores de la comunidad”, o algún diácono, hacen similares recorridos como los que pueda hacer yo. Llegas a un pequeño pueblo, por los habitantes, no por la extensión del casco urbano, ni

Compartir

De caminos y cunetas

Cuando el papa Benedicto XV (sí, sí, he escrito 15, no 16, ya que estoy hablando del 30 de noviembre de 1919), hace cien años, escribió la carta apostólica ‘Maximum illud’ (‘Aspirad a lo mejor’) se emprendió un movimiento misionero impulsado por la creciente proliferación de comunidades religiosas y de nuevos carismas a finales del

Compartir

Si la sal se vuelve sosa

La carretera discurría a 1.300 metros de altitud entre sinuosas curvas por un hermoso paisaje de bosques. Los pinos salpicados de gruesos enebros y antiguas sabinas cubrían las pendientes de las montañas que bajaban hasta el río. Allí los chopos, como saetas hacia lo alto, comenzaban a dorarse rompiendo y poniendo luz a tantas gamas

Compartir

El depósito medio lleno

Se trataba de una reunión de adultos, personas con actividades profesionales, donde hablábamos de la posibilidad de hacer algo por los demás desde la fe y desde nuestra pertenencia a la iglesia católica. El intento de nuestro planteamiento era volcarnos a personas descartadas, pero sin tanta proyección social como suelen tener los pobres que viven

Compartir

El río que no cesa

Siempre me ha edificado estar sentado al otro lado del Gave. He estado allí muchas veces con, más o menos, una cincuentena de jóvenes, durante la noche, contemplando la riada de peregrinos y curiosos que se acercan a la gruta, muchos de ellos aún con las antorchas de la procesión encendidas. El Gave es el

Compartir

En aquel tiempo…

Cae la tarde en Jerusalén. Las murallas medievales se iluminan en honor al turismo. Aun así, aunque no sean las mismas murallas, me traen a la memoria al rey David deambulando por las noches por ellas, y roto de dolor, gritando: “¡Absalón, hijo mío, Absalón!”. Se lo acababan de matar. Siempre me ha llenado de

Compartir

Con derecho a soñar

A veces parece que son los sueños los que determinan la historia. Muchas veces hemos pasado la vida añorando que se cumpliera un sueño. Otras veces los sueños han cambiado la vida de una persona. Mirad si no en la Biblia a Jacob, José su hijo, Daniel, el profeta o José de Nazaret, el esposo

Compartir