¿Es pronto para que las procesiones vuelvan a la calle?


Compartir

Los primeros pasos

El grito de “¡Cofrades, a la calle!” ha ido surgiendo efecto en diferentes localidades del sur de España. Mientras el Gran Poder de Sevilla ya ha agendado su misión –con la preceptiva visita a las periferias de la ciudad– para el 16 de octubre; ya han pisado la calle otras imágenes como la Virgen de las Tristezas de la Vera Cruz, que ha sido la primera en salir del templo en año y medio. Rivalizando con esta última –por ser la primera– salió la Virgen de los Dolores de la Rinconada en andas. Este domingo salió en Sevilla la Divina Pastora de Santa Marina con emisión on line y todo. En la agenda próxima, ayer se confirmaba que la Virgen de las Mercedes saldrá en septiembre con el Carmen de Saltera…



Con costaleros vacunados –o con certificado de vacunación–, con mascarilla y más distancia de la habitual… poco a poco las imágenes vuelven a cierta normalidad a medida que se recuperan otras tradiciones y espectáculos lúdicos o culturales. Para ello se ha impuesto la expresión de “culto externo” para relacionar directamente el hecho de la vuelta de las procesiones con la libertad de culto más allá de las paredes de un templo. Una vez más, durante la pandemia, parece mezclarse lo sanitario con lo ideológico… y algunos políticos sabrán servirse de esto en breve.

El decreto

Bien informados con las que iban a ser las medidas de la Junta de Andalucía, apenas una horas antes los obispos de la Provincia Eclesiástica de Sevilla (Sevilla, Asidonia-Jerez, Cádiz y Ceuta, Canarias, Córdoba, Huelva y Tenerife) publicaron el 13 de septiembre un comunicado autorizando el retorno “con normalidad del culto externo” después de algunos movimiento en Jerez de la Frontera. Tras dos años sin procesiones de Semana Santa, para los obispos “el curso favorable de la situación sanitaria derivada de la pandemia, con un descenso de contagios y el avance de la vacunación como aspectos más destacados de esta tendencia positiva, ha llevado a los obispos a plantear la actualización de las disposiciones canónicas vigentes”.

Por su parte, la otra provincia eclesiástica de Andalucía, con sede en Granda se mantenía cauta a pesar de las recomendaciones del Ejecutivo autonómico. Poco a poco algunas diócesis han ido abriendo la posibilidad de las procesiones. El obispo de Málaga, Jesús Catalá, firmaba un decreto el 15 de septiembre autorizando el culto público “se entiende sin perjuicio de que los actos de culto externo y celebraciones en las que se haga uso de la vía pública deberán guardar en todo momento las medidas sanitarias y contar con la autorización de las autoridades competentes y las licencias municipales pertinentes”.