Sigue el encuentro desde esta misma web el miércoles 25 de Noviembre a las 18:00h (España). Recarga la página si no lo ves.

Los 15 mensajes de Omella en la ‘era coronavirus’: del salario universal al pacto social pasando por el padre Ángel

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

El presidente de la Conferencia Episcopal Española, cardenal Juan José Omella, ha participado esta mañana una conferencia online organizada por Nueva Economía Fórum. Durante el encuentro digital, que se extendió durante más de una hora, el arzobispo de Barcelona respondió a una extensa batería de preguntas en las que se abordaron tema tales como el papel de la Iglesia en la crisis social provocada por la pandemia del coronavirus, la relación con el Gobierno, la reivindicación del Papa del salario mínimo universal, la eutanasia o los medios de comunicación eclesiales.



Vida Nueva recoge los 15 grandes temas abordados durante este foro periodístico, en el que también intervinieron tanto el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, como el presidente de Cáritas Española, Manuel Bretón.

1.“La Iglesia ha estado confinada, pero en caridad no hemos parado”

“La Iglesia, como todos, hemos estado confinada, pero no parada”. Con estas palabras, arrancaba el cardenal Omella su intervención, poniendo en valor todos los frentes de acción evangelizadora en los que se ha trabajado durante la cuarentena a pesar del cierre de muchos templos y de la suspensión de la misa con fieles.

Así, destacó “la oración y la liturgia” promovida de forma telemática, así como la labor pastoral: “La creatividad ha trabajado mucho a través de catequesis on line”, apuntó, aplaudiendo la entrega de “curas, catequistas y profesores de religión”.

Pero, sobre todo, Omella puso énfasis en la labor social: “En caridad no hemos parado”. Así, puso como ejemplo la labor de Cáritas en España y la misión de Manos Unidas en cooperación fuera de nuestro país. “La Iglesia tiene dos manos: una para trabajar con los que están más cerca y con los que están más lejos”, ilustró.

Al paso, no solo remarcó la labor de Cáritas sino de “todas las organizaciones del tercer sector, sean cristianas o no, porque trabajan en comunión”, de la misma manera que puso en valor a todas las empresas que colaboran con estas instituciones. “Gracias”, enfatizó.

De la misma manera, remarcó que toda la Iglesia ha puesto a disposición de las administraciones públicas “todas nuestras casas”: “Unos las han utilizado más y otros menos”, apostilló.

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

Osoro remarcó que “en Madrid no sé qué hubiese pasado sin la presencia de la Iglesia”. “Hay colas en todas las iglesias para ayudar a los más pobres. A veces identificamos la Iglesia con la jerarquía, cuando cada cristiano es la Iglesia, por ejemplo, ahí está cada médico cristiano que trabaja en los hospitales”, aplaudió.

“¿Que la Iglesia no ha estado presente? Que venga Dios y lo vea”, apostilló.  “Somos Iglesia”, apoyó el presidente de Cáritas Española. “Los tiempos que se nos avecinan son muy complicados”, advirtió sobre “el escenario que se nos viene encima”. “Queremos poner números a la situación”, adelantó sobre la necesidad de actualizar el informe Foessa elaborado por la institución eclesial.

“Es el momento de solidaridad del pueblo español y lo estamos notando”, apuntó, valorando la respuesta a la campaña de ayuda iniciada por Cáritas Española. “Uno de los propios donantes fue el Papa”, comentó sobre los 100.000 euros donados por Francisco el pasado mes de marzo.

2. “Apelo a un gran pacto político, social y económico de reconstrucción”

El presidente de los obispos españoles también apeló “a un gran pacto entre todos los políticos, estamentos sociales, agentes económicos para salir juntos como también se hizo después de la Segunda Guerra Mundial cuando Europa propició unos años de tanto bienestar”.

“Para salir de una crisis tan fuerte como esta, que no solo es sanitaria, sino económica, cultural y social, hace falta mucha unión”, aseveró Omella, que alertó de que “si no hay una comunión con todos los estamentos sociales, todas las decisiones serán erróneas”.

Sobre las decisiones de pasar a una fase o no de la desescalada, el purpurado recomendó a los políticos que “consulten con la mayor parte de la gente entendida y con eso acertará”. “Ciertamente, la política es el arte de gobernar y de aplicar decisiones para el pueblo. Solo se logra hacer bien si hay una comunión con el pueblo y la sociedad”, alertó.

“Tenemos que salir de la globalización de la indiferencia y globalizar la solidaridad”, apeló el cardenal de Barcelona, en defensa de una “solidaridad global”. Para defenderlo, echó mano de las que calificó “unas palabras geniales de san Pablo VI”, recogidas en el punto 21 de la encíclica Populorum Progressio. Desde ahí apeló a los poderes públicos y económicos a adoptar sus decisiones desde “la mirada de los más pobres” para lograr “una transformación a una sociedad más justa”.

Osoro completó esta respuesta con una reflexión: “No se trata de ver si yo gano y mis ideas prosperan, sino a ver si llego a las necesidades del ser humano. Aquí no se trata de ver quién gana sino quien sirve para poder salir de la situación en a que estamos. Si estamos a ver quién gana, no gana nadie y pierden los más pobres”.

3. “He hablado con el Rey, el presidente, la vicepresidenta y el ministro de Sanidad”

Juan José Omella apenas lleva dos meses al frente de la Conferencia Episcopal lo que le ha impedido reunirse de forma presencial tanto con Felipe VI como con Pedro Sánchez. “Los obispos me eligen justo una semana antes de empezar el confinamiento”, recordó sobre su nombramiento.

“Telefónicamente he podido hablar con el Rey, el presidente del Gobierno y la vicepresidenta”, desveló sobre estos diálogos que han tenido un único fin: “Ofrecer nuestra colaboración con el bien común”. “¡Que más quiere la Iglesia que colaborar para la construcción de la sociedad!”, enfatizó.

En relación a la relación con Moncloa sobre la crisis del coronavirus, Omella explicitó que “el interlocutor es el presidente de la Conferencia Episcopal y la Comisión Ejecutiva”.  “Cualquier diálogo que he mantenido con el ministro de Sanidad ha sido con el conocimiento de la Comisión Ejecutiva”, desveló.

4.“No ha habido una decisión del Gobierno de cercenar la libertad de culto”

“No ha habido una decisión del Gobierno de cercenar la libertad de culto”. Con esta contundencia, el presidente de la Conferencia Episcopal borró cualquier sombra de duda sobre la irrupción de la policía en algunas celebraciones durante la cuarentena para suspender misas de forma puntual.

“Son una anécdota y hechos puntuales, porque si hubiera un interés en cercenar la libertad de culto, deberíamos actuar la Iglesia y la sociedad”, apuntó, a la vez que manifestó: “Ha habido cantidad de Iglesias abiertas y no ha habido ningún problema”.

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

Sin embargo, sí respaldó la decisión del arzobispo de Granada de presentar “una queja ante el Gobierno” después de que fuera desalojada la catedral en Semana Santa. “Me parece muy bien lo que hizo el arzobispo”, destacó.

El cardenal Osoro defendió la tesis de Omella: “Estoy totalmente de acuerdo:  puede haber alguna situación, pero no ha sido una generalización”. Es más, el arzobispo de Madrid dejo caer que “en ocasiones, tampoco se han tenido en cuenta lo que es necesario para hacer celebraciones públicas o en la calle, lo que ha sucedido en otros casos”. “No hay ninguna intención de cercenar la libertad en estos momentos”, respaldó.

5.“Hay que garantizar la renta mínima vital”

El cardenal arzobispo de Barcelona no tiene ninguna duda de que “hay que garantizar una renta mínima vital con todas las herramientas posibles”. De esta manera, Omella se alinea con la petición lanzada por el Papa, a la vez que aclaró que el secretario general de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, nunca ha cuestionado la medida, atribuyendo la polémica a la interpretación dada por algunos medios.

“Estamos por esa ayuda absoluta a la gente más necesitada”, planteó sin querer aterrizar en cuestiones “técnicas”. Sin embargo, sí abordó los principios que deben guiar esta iniciativa “en la línea de la doctrina social de la Iglesia y en comunión con el Papa”: la dignidad de la persona y la dignidad del trabajo.

“Tanto el Gobierno como las asociaciones empresariales saben mucho de cómo ayudar a solucionar esta cuestión evitando que de alguna manera se eternice. En algunos casos tendrá que ser eterno, porque habrá posibilidad de superar la situación”, ejemplificó.

En este sentido, también subrayó que hay un diálogo abierto con Cáritas y con el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.  “Lo concreto habrá que establecer el diálogo con las personas que más lo conocen”, recomendó.

6.“No tener misas públicas ha sido un dolor”

No poder celebrar la misa en estas semanas “ha sido un dolor para todos”, admitió Omella durante el encuentro informativo. El cardenal de Barcelona aclaró sobre la suspensión de las eucaristías “ha hecho que mucha gente se encuentre con Jesús en la comunión espiritual que tiene una fuerza tan real que recibirlo en la forma consagrada”.

“Agradezco a los cristianos que lo han vivido con dolor, pero con mucha paz, que han intensificado su vida eucarística y su comunión con el Señor”,  expresó, a la vez que reivindicó que “necesitamos la misa porque somos comunidad y es presencia física de Cristo encarnado”.  “No toco solo a Jesús en la comunión ni en la oración personal, sino tocando la carne sufriente de Cristo sirviendo en los pobres”, remarcó.

7. “Tendremos un funeral como homenaje a todos”

El cardenal Omella anunció en que la Iglesia prepara ya un gran funeral  “antes del verano” para recordar a todas las víctimas del coronavirus en España.  “No los olvidamos ni a ellos ni a su familia. Queremos hacerles un homenaje de cariño”, apreció.   Al margen, recordó que las diócesis y las parroquias ya están celebrando funerales locales. “En Barcelona, semanalmente en la misa que celebro nombramos a los difuntos de los que nos van dando el nombre”, apuntó.

“Hemos visto tanta entrega y sacrificio de muchos médicos, enfermeros, personal de limpieza…”, valoró Omella, para concluir:  “España es una gran nación y nosotros estamos orgullosos”.

8. “El Papa está muy preocupado por la pandemia”

Omella aseguró mantener un “contacto permanente con el Papa” para ponerle al corriente de cómo se está viviendo la pandemia en España. “Está muy preocupado por lo que sucede en el mundo”, valoró. En este sentido, puso en valor la hoja de ruta marcada por Francisco a través del “plan para resucitar” que dio a conocer a través de Vida Nueva: “El Papa quiere que trabajemos codo con codo, pensando en los más pobres y por los más pobres”.

9. “El padre Ángel escribió la misma carta a todos”

No se pasó por alto en el encuentro con los medios, la polémica generada en los últimos días por la carta enviada por el padre Ángel García, presidente y fundador de Mensajeros de la Paz, a diferentes líderes políticos y sociales, después de que solo trascendiera en un principio la misiva al vicepresidente Pablo Iglesias.

“El padre Ángel es una persona admirable que trabaja con los pobres”, elogió Omella, que detalló cómo el sacerdote “ha escrito la misma carta a todos” con el fin de “agradecer a toda la sociedad su servicio, ayuda y colaboración a los más pobres”. No solo valoró este “gesto de grandísima humanidad”, sino que lo presentó cómo “una llamada a quienes desde la Iglesia y otras instituciones trabajamos por los más pobres”

10. “No soy intermediario político en Cataluña, sino puente”

Al cardenal arzobispo de Barcelona también se le preguntó si en un futuro también ejercerá de mediador entre Moncloa y Generalitat como lo hiciera con Mariano Rajoy y Carles Puigdemont en torno al 1-O. “Mi actuación no fue como intermediario político sino para que esta confrontación no se llevara a cabo sino que nos escucháramos unos a otros, para hacer comunión”, especificó. “Como pastor tengo que ser puente entre unos y otros, porque en la comunidad cristiana vienen de muchos partidos y sensibilidades y todos tienen su sitio”, dijo.

En esta misma línea, comentó que “no quiero tomar partido político porque no soy político”. “No quiero que se imponga una ideología sobre otra, sino respeto de unos y otros. Sentémonos todos y nos escuchémonos”, añadió bajo la máxima del respeto y de la no confrontación.

11.“Las grandes crisis nos acercan a Dios”

Sobre la posibilidad de que la secularización se acelere fruto de la crisis sanitaria, Omella defendió que “las grandes crisis nos acercan más a Dios”.  “La pandemia nos ha recordado que no somos eternos y que todo no acaba aquí en esta tierra y nos ha hecho preguntarnos de dónde vengo y a donde voy”.

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

El arzobispo de Barcelona y presidente de la Conferencia Episcopal Española, el cardenal Juan José Omella. EFE

Para el cardenal, “la religión cristiana nos abre perspectivas a la esperanza” y puso como ejemplo a San Francisco: “Nos ayudó a reconciliarnos con la hermana muerte y el hermano dolor”.

El arzobispo de Barcelona cree que esta pandemia  “nos ha puesto el acelerador en el camino de la humanización. Estábamos en una carrera de lo técnico en lugar de lo humano, del individualismo en lugar de lo comunitario”. “Construyamos una civilización del amor donde prime lo comunitario”, abogó.

12. “Me alegro de que se haya aparcado la eutanasia”

Preguntado por cómo el coronavirus ha frenado en seco la agenda de Moncloa para dar vía libre a la eutanasia, el purpurado ha celebrado que este debate se posponga. “Me alegro de que se haya aparcado y que lo llevemos a estudio. Los políticos se habían precipitado muchísimo”, apreció que insistió en que “nosotros no somos dueños de la vida. La moral me dice que no podemos prescindir de la vida”.

Omella se mostró convencido de que, “cuando uno se siente con menos dolor y se siente con cariños con personas que le quiere, nadie en su sano juicio quiere morir. En este sentido puso sobre la mesa la situación de los ancianos en la sociedad, que se ha situado en un primer plano puesto que prácticamente la mitad de los fallecidos por la pandemia se han registrado en residencia.

“¿Cómo tratamos a nuestros mayores? ¿Los aparcamos? ¿Prescindimos de ellos?”, se preguntó sobre el discernimiento que considera necesario retomar cuando se vuelva a hablar sobre la posibilidad de legislar el suicidio asistido.

13.“La escuela católica concertada ahorra mucho al Estado”

Sobre el papel de la Iglesia en la escuela, el presidente de la Conferencia Episcopal defendió el derecho de los padres a educar a sus hijos “que subsidiariamente recae en el Estado”. “El Estado lo que tiene que hacer es facilitar esa gratuidad que está reconocida”, explicó el pastor, que abogó por “una enseñanza libre y gratuita para todos”.

“Lo otro es estatalizar la enseñanza”, expresó, toda vez que defendió que “la primera escuela gratuita de Europa la fundó un español: san José de Calasanz”.

En cualquier caso, reconoció que se trata de un “tema delicado” por lo que abogó por un “pacto escolar” e hizo un llamamiento a la clase política para promover “un diálogo no ideológico, sino de servicio a la sociedad”. En este sentido, sugirió mirar “a otros Estados vecinos nuestros de Europa, que nos enseñan cómo trabajar en este campo”.

Omella sacó pechó en favor de la escuela concertada católica: “Tiene mucho que decir porque ha hecho un gran trabajo y ha ahorrado mucho dinero al estado. Los padres pagan por un lado sus impuestos para la enseñanza y además colaboran con ese centro que no recibe por cada alumno lo que debieran”.

14. “Las reflexiones duras de Cope y TRECE son ya de otro tiempo”

Durante la cita digital, también se le preguntó a Omella sobre la mirada crítica del Episcopado catalán hacia Cope y TRECE en anteriores etapas. En este sentido, apoyo el trabajo que se viene haciendo en la radio y la televisión de los obispos, así como la inversión que requiere.

“La Iglesia, para anunciar su mensaje tiene muchos medios y no puede descartar ninguno: la catequesis, la escuela y la clase de religión -si nos dejan- y también los medios de comunicación”, detalló, que aclaró además que cuando en la declaración de la renta “el contribuyente cuando marca la equis, sabe a qué dedica ese dinero que corresponde”.

Así, respaldó la actual línea editorial de ambos medios, considerando algo del pasado “aquellos tiempos donde se veía una dura reflexión”. “Tanto en Cope como Trece las tertulias son más sosegadas y respetuosas”, comentó, a la par que defendió “la pluralidad” siempre que no se contribuya “a la división y a la confrontación”.

“Trabajar con respeto no quita que la crítica se pueda hacer, pero siempre en comunión”, exhortó, a la vez que alertó de que “no es bueno los medios de una sola voz y de un solo partido en una sociedad”.

15. “El Papa se ha puesto las pilas con los abusos”

La absolución judicial del cardenal australiano George Pell acusado de abusos sexuales a menores también se coló en este encuentro online con el presidente del Episcopado Español. “Quien acusa falsamente, en conciencia de Dios tendrá que verlo”, dejó caer. En cualquier caso, puso en valor el trabajo de la Justicia en tanto que “es complicado y muy serio abordar estas cuestiones sobre todo, cuando se trata de valorar determinadas pruebas privadas”.

Más allá de este hecho en concreto, Omella destacó que “el Papa se ha puesto las pilas” para acabar con la lacra de los abusos. En este sentido, apuntó que los sacerdotes “no podemos jugar con nuestro ministerio abusando de inocentes”, incluyendo no solo aquellos relacionados con la sexualidad. “Abusar de una persona y más de un inocente y un menor, es muy grave”, sentenció.

Noticias relacionadas
Compartir