.


Misioneros extraordinarios en lo ordinario: Norbert Tawanda, ¡Zimbabwe es mi misión!

Norbert Tawanda Matongo, sacerdote en la Diócesis de Gokwe (Zimbabwe) y delegado diocesano de Educación, nació en 1975. Su vida de fe la marcó el padre Ángel Arnaldos (Molina de Segura, 1936), sacerdote del IEME en Kana, a unos 80 kilómetros de Gokwe, de donde es originario.

“Fui bautizado por él –relata a Vida Nueva–, me dio la primera comunión y la confirmación y, a una edad muy temprana, fui inspirado e influenciado en lo que hoy es mi vocación: el ministerio sacerdotal. El padre Arnaldos visitaba el área donde yo vivía y sus actitudes de servicio y disponibilidad hacia nosotros me inspiraron mi vocación”.

Un pilar fundamental

“Las celebraciones de la eucaristía –repasa–, así como también los encuentros en las pequeñas comunidades cristianas, que teníamos y tenemos por la misión de Kana, han sido y son un pilar muy importante en la Diócesis de Gokwe, y fueron fuente de inspiración en mi vocación”.

Más allá de las celebraciones y los encuentros, Arnaldos guardaba un espacio especial para los jóvenes en los que intuía que bullía una honda espiritualidad: “Organizaba también talleres de fin de semana para aquellos muchachos con inquietud sacerdotal; ahí estuve yo. Mi vocación y mi iniciación a la fe se las debo a este gran sacerdote que lleva entre nosotros 60 años. Siempre me animó, y no sería lo que soy si no hubiera tenido su ayuda”.

Pastor donde fue un niño fascinado

Curiosamente –remata–, poco después de mi ordenación, fui el párroco de la misión de la que soy originario: Kana. Lo más imitable que he visto en él es su celo pastoral y la buena administración de la misión en todos los aspectos, económicos y pastorales”

Noticias relacionadas
Compartir