El Papa celebra su santo invitando a un helado a 3.000 indigentes

  • La Limosnería Apostólica distribuye dulces entre quienes acuden a los comedores sociales de Roma
  • Francisco ha ofrecido anteriormente servicios de peluquería, entradas para el circo o visitas a los Museos

El Papa Francisco, en una comida con un grupo de pobres en Bolonia/CNS

Hoy es el día de san Jorge y en el Vaticano no se trabaja por celebrarse la onomástica del Papa. Jorge Mario Bergoglio ha querido incluir en esta celebración a los más pobres con un pequeño gesto: la Limosnería Apostólica distribuirá 3.000 helados a los indigentes y necesitados que acudan durante la jornada de hoy –23 de abril– a los comedores y dormitorios sociales de Roma, gestionados en buena parte por Cáritas. Lo ha anunciado esta mañana la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

En estos cinco años de pontificado, Francisco ha tenido continuos gestos hacia los ‘sin techo’. Primero ordenó que se instalaran duchas y baños para ellos bajo la Columnata de Bernini en la plaza de San Pedro, dotándolos incluso de un servicio gratuito de peluquería y de entrega de ropa limpia. Más tarde, impulsó la apertura de un albergue para personas ‘sin hogar’ a pocos metros del Vaticano, del que se encargan las Misioneras de la Caridad, la congregación religiosa fundada por santa Teresa de Calcuta.

“Las puertas están siempre abiertas”

Otras iniciativas del Papa hacia los indigentes vinieron con las invitaciones para disfrutar de los Museos Vaticanos y la Capilla Sixtina. “Bienvenidos. Esta es la casa de todos, es vuestra casa. Las puertas están siempre abiertas para todos”, les dijo el Pontífice a los 150 personas que participaron en aquella iniciativa, a las que fue saludando una a una. También ha querido el Papa almorzar durante su cumpleaños acompañado por los más necesitados.

Además de billetes para ir al circo e invitaciones a pizza, otro gesto llamativo del obispo de Roma se produce en verano cuando varios grupos de ‘sin techo’ son transportados a la playa para que puedan bañarse y disfrutar de un día distinto fuera de la ciudad. El encargado de llevar a la práctica todas estas iniciativas es el obispo polaco Konrad Krajewski, que por su cargo como limosnero pontificio se encarga de distribuir la caridad del Papa. A Krajewski es habitual encontrárselo conduciendo su furgoneta por los alrededores del Vaticano para llevar comida y bebida a los indigentes que pasan la noche en los alrededores de la plaza de San Pedro.

Noticias relacionadas
Actualizado
23/04/2018
Compartir