.


Por una pastoral conjunta con la Vida Consagrada

Número de febrero del suplemento Vida Nueva Catalunya

Vida Nueva Catalunya febrero 2015

JORDI LLISTERRI (BARCELONA) | “Monasterios, casas de espiritualidad y de ejercicios, escuelas, hospitales, residencias de ancianos, apoyo y colaboración en muchas parroquias y movimientos, presencia activa en barrios y pueblos, atención a personas marginadas y excluidas, instituciones universitarias y culturales, colaboración pastoral en las prisiones, apoyo activo a las Cáritas diocesanas, los misioneros y misioneras en el tercer y cuarto mundo… representa todo ello un gran don del Espíritu, que evangeliza, transforma y humaniza nuestra sociedad”.

Así se dirigen los obispos catalanes a los religiosos y religiosas de Cataluña en una carta publicada en diciembre, con motivo del inicio del Año de la Vida Consagrada. Un texto que valora también “el buen entendimiento y afecto con los obispos, sacerdotes y diáconos”.

Ciertamente, la relación institucional entre obispos y religiosos en Cataluña siempre ha sido fluida, y seguramente por eso, también ha sido cordial. Lo valoran en el número de febrero de Vida Nueva Catalunya, que coincide con la jornada conjunta de todos los obispos catalanes con representantes de los institutos y órdenes religiosas presentes en Cataluña que se celebró en enero.

El buen entendimiento no esconde los retos y los problemas por resolver. Sobre todo, trabajar mejor de manera conjunta para responder a las urgencias pastorales y a la propuesta de renovación de la vida eclesial que ha planteado el papa Francisco.

Entrevistamos al obispo de Vic y encargado de la Vida Religiosa en la Conferencia Episcopal Tarraconense. Romà Casanova asegura que “desde los obispos hay un gran respeto a la Vida Religiosa”.

Por su parte, Máxim Muñoz, provincial de los Misioneros Claretianos y presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña confirma que las relaciones son buenas pero que eso no quita para que las estructuras sean diferentes: “Se ha de convivir con planteamientos diferentes”.

Para los suscriptores de Vida Nueva que viven en Cataluña, y de manera conjunta con la revista, el suplemento se empieza a distribuir desde el jueves 26 de febrero (VN, nº 2.931).

Compartir