.


La buena salud del diálogo interreligioso en Cataluña

Se cumplen diez años de la creación del Grupo de Trabajo Estable de Religiones

CAT6_opt

JORDI LLISTERRI (BARCELONA) | Cataluña tuvo un impacto positivo también en este campo. Se visualizó claramente durante la celebración del Parlamento Mundial de las Religiones en Barcelona, en el año 2004. Pero en esta tradición faltaba una implicación más directa de las instituciones religiosas.

Esto se concretó hace diez años con la creación del Grupo de Trabajo Estable de Religiones (GTER). Su singularidad es que el consejo lo forman representantes oficiales de las comunidades religiosas establecidas en Cataluña y que actúan en nombre de estas. No es una iniciativa personal.

Guillem Correa.

Guillem Correa.

Jorge Burdman.

Jorge Burdman.

Coincidiendo con el décimo aniversario, que se celebró solemnemente en julio en el Palau de la Generalitat, el número de septiembre de Vida Nueva Catalunya (solo suscriptores) repasa la trayectoria de este consejo y recoge la voz de sus miembros: Guillem Correa (protestantes), Jorge Burdman (judíos) , Mohamed Halhoul y Mohamed el Ghaidouni (musulmanes), Joan García (ortodoxos) y Antoni Matabosch (católicos). Son los responsables de las principales federaciones religiosas de Cataluña, que hablan de la voluntad de normalidad de su presencia en la sociedad. 

La confesiones minoritarias reclaman espacio, pues aún creen que tienen limitaciones, como la financiación o la apertura de lugares de culto. Pero también reconocen la acogida, el diálogo, la colaboración y la confianza que se ha establecido entre ellos. Como muestra, las actividades que durante estos diez años ha desplegado el GTER.

Mohamed Halhoul.

Mohamed Halhoul.

Antoni Matabosch.

Antoni Matabosch.

No es un espacio de diálogo doctrinal o de debate teológico, sino un grupo de colaboración práctica. Por ejemplo, coopera en ámbitos como la pastoral penitenciaria o la prevención de conflictos. También tiene una amplia presencia institucional que se concreta cada año en jornadas de la Semana Mundial de la Armonía Interconfesional o como coorganizadores de la Cumbre Interreligiosa anual previa a la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.

“Queríamos crear un nuevo paradigma de relación en el diálogo entre religiones”, se afirmó en el acto de celebración del décimo aniversario del GTER. Una necesidad en una sociedad cada vez más plural a la que quiere dar respuesta este consejo interreligioso singular.

En el nº 2.909 de Vida Nueva

Compartir