.


La teología en Cataluña, en manos de los laicos

Los Institutos de Ciencias Religiosas han sido clave

VN_Catalunya

JORDI LLISTERRI (BARCELONA) | En Cataluña, quien no estudia teología es porque no quiere. La Facultad de Teología de Cataluña es el centro de referencia, pero además se puede estudiar en varias capitales catalanas.

Hay Institutos Superiores de Ciencias Religiosas (ISCR) en Lleida, Tarragona, Girona y en Vic. En Barcelona hay dos más. Así, ya se acercan a 3.000 las personas que reciben formación teológica de un centro académico de Cataluña. En este crecimiento, tienen un peso muy importante los laicos, que han encontrado en los diversos institutos un buen espacio para razonar su fe.

Sin hacer ruido, en los últimos 40 años se ha abierto un proceso que empieza a poner la teología en manos del laicado. Alrededor de la Facultad de Teología de Cataluña, se articula uno de los núcleos de formación teológica más importantes de las diócesis españolas.

Esta es la fotografía que presenta el número mensual del suplemento Vida Nueva Catalunya.

Una realidad que comenta en una entrevista el teólogo Antoni Matabosch, director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona (ISCREB).

Explica que los frutos de estos centros de estudios, con horario de tarde pero con reconocimiento académico, ya se visualiza “cuando vas por las parroquias o los obispados y ves gente con responsabilidades que se ha formado en los institutos de ciencias religiosas”. Y añade:

En la sociedad actual, si un laico no va a fondo en su fe cristiana, será arrastrado por cualquier cosa. Y si hay que dar responsabilidades eclesiales a los laicos, deben estar formados.

 

Por Internet

Por otra parte, el ISCREB ha conseguido ser el primer centro académico del mundo que otorga títulos universitarios de Teología por Internet reconocidos por la Santa Sede. Hace 14 años que pusieron en marcha el campus virtual desde Barcelona y ahora quieren extenderlo por Latinoamérica.

También apuestan fuerte por el encuentro con otras religiones y han iniciado un máster en Diálogo Interreligioso, Ecuménico y Cultural. “El catolicismo es la confesión que más ha desarrollado la teología sobre las otras religiones”, dice Matabosch. Y apunta que el estudio de las distintas confesiones ya tiene una dimensión práctica: “Antes era un estudio erudito o teórico, pero ahora es una realidad que está a nuestro lado cada día”.

 

INFORMACIÓN RELACIONADA:

En el nº 2.899 de Vida Nueva

Compartir