.


El papa Francisco ante la crisis, en 10 frases principales

papa Francisco visita Casa de acogida Don de María de las Misioneras de la Caridad en el Vaticano mayo 2013

Denuncia el “capitalismo salvaje” e insiste en la necesidad de ser solidarios y “curar a los enfermos”

papa Francisco visita Casa de acogida Don de María de las Misioneras de la Caridad en el Vaticano mayo 2013

Visita a las Misioneras de la Caridad, ayer martes 21

MIGUEL ÁNGEL MORENO | En las últimas semanas, el papa Francisco se ha referido en varias ocasiones a la crisis económica internacional y sus consecuencias en las personas, y ha hablado sobre la actitud que debe tener la Iglesia y sus organizaciones y movimientos frente a ella. Para el Pontífice, esta recesión supone una “reducción del hombre al consumo”, una “tiranía invisible” y una “crisis del ser humano”, y la Iglesia debe “abrirse”, “salir de sí misma” y ser solidaria.

El mensaje ha sido recurrente en los primeros meses de pontificado del papa Bergoglio, pero ha tenido especial profundidad en el discurso de bienvenida a los nuevos embajadores, el pasado día 16 de mayo, y en encuentros recientes con los responsables de Cáritas Internacional o los movimientos eclesiales; el último, ayer, en la Casa de acogida de las Misioneras de la Caridad en Roma. Destacamos algunos de los fragmentos más significativos.

El diagnóstico de Francisco:

1. “La crisis financiera que estamos atravesando nos hace olvidar su origen primero, situado en una profunda crisis antropológica. ¡En la negación de la primacía del hombre! Hemos creado nuevos ídolos. El antiguo culto al becerro de oro ha encontrado una imagen nueva y despiadada en el fetichismo del dinero y en la dictadura de la economía sin rostro ni objetivo verdaderamente humano” (Audiencia a nuevos embajadores).

2. “La crisis global que afecta a las finanzas y la economía parece poner de relieve sus deformidades y la grave carencia de su perspectiva antropológica, que reduce al hombre solamente a una de sus exigencias: el consumo. Y lo que es peor, el mismo ser humano es considerado hoy como un producto que se puede usar y luego tirar” (Audiencia a nuevos embajadores).

3. “Este desequilibrio se deriva de las ideologías que promueven la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera, negando así a los Estados el derecho de controlar. Se instaura una nueva tiranía invisible, que impone de forma unilateral y sin remedio posible sus leyes y sus reglas” (Audiencia a nuevos embajadores).

4. “Estamos viviendo una época de crisis muy grave. Y no es solamente una crisis económica, [ni] solamente una crisis cultural [ni] de fe. Es una crisis en la que el hombre es quien sufre las consecuencias de esa inestabilidad. Hoy día está en peligro el hombre, la persona humana” (Encuentro con el Comité Ejecutivo de Cáritas Internacional, 16 de mayo).

5.Un capitalismo salvaje ha enseñado la lógica del beneficio a cualquier precio, del dar para recibir, de la explotación sin mirar a la persona … Y vemos sus resultados en la crisis que estamos viviendo” (Visita a la casa de acogida de las Misioneras de la Caridad en el Vaticano, 21 de abril).

Las propuestas del Papa

6. “Sobre todo ahora, en este tiempo de crisis, es importante no encerrarse en sí mismos, enterrando el propio talento, las propias riquezas espirituales, intelectuales, materiales… Hay que abrirse, ser solidarios, preocuparse por los demás” (Audiencia general del 24 de abril).

7. “Sería deseable llevar a cabo una reforma financiera que sea ética y produzca, a su vez, una reforma económica saludable para todos. Sin embargo, esto requeriría un cambio audaz de actitud de los dirigentes políticos. Les exhorto a que se enfrenten a este reto con determinación y visión de futuro, teniendo en cuenta, por supuesto, la naturaleza específica de sus contextos. ¡El dinero debe servir y no gobernar!” (Audiencia a nuevos embajadores).

8. “Dios es considerado por estos financieros, economistas y políticos, como algo incontrolable. Dios incontrolable, incluso peligroso, porque llama al hombre a su plena realización y a la independencia de cualquier tipo de esclavitud. La ética –una ética naturalmente no ideológica– permite, en mi opinión, crear un equilibrio y un orden social más humanos” (Audiencia a nuevos embajadores).

9. “En tiempo de guerra y de crisis, hay que curar a los heridos, hay que curar a los enfermos, curar las consecuencias de tanta riqueza. Pero, también hay que promover. En cuanto se puede, promover, pero primero arreglar esto. Ojala se te vaya todo y tengamos que rematar las iglesias para dar de comer a los pobres” (Encuentro con el Comité Ejecutivo de Cáritas Internacional).

10. “En estos momentos de crisis no podemos preocuparnos solo por nosotros mismos, encerrarnos en la soledad, en el desaliento… Por favor, no os encerréis. Es un peligro; nos encerramos en la parroquia, con los amigos, en el movimiento, con los que piensan como nosotros. Pero ¿sabéis qué pasa? Cuando la Iglesia se encierra, enferma. La Iglesia debe salir de sí misma. ¿Hacia dónde? Hacia las periferias existenciales, cualesquiera que sean, pero salir…” (Respuesta a preguntas de los movimientos eclesiales en la vigilia de Pentecostés, 18 de mayo).

 

LEA TAMBIÉN:

Compartir