Los hospitales católicos, únicos salvavidas para millones de personas

  • Francisco recuerda que “en algunas partes del mundo, solo los hospitales de la Iglesia brindan atención a la población”
  • Con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo, que se celebra hoy 11 de febrero, el Papa advierte contra el “empresarialismo” en los hospitales católicos

Hospital católico en Monrovia (Liberia), cerrado tras hacer frente a la epidemia de ébola que en 2014 causó miles de muertes en el país, y de varios miembros del personal sanitario, entre ellos, la de un religioso español de la Orden San Juan de Dios

Reivindicación de una historia milenaria de servicio a los enfermos y aviso para navegantes para que ese legado “proyecte bien el futuro” y sirva, por ejemplo, para evitar que los hospitales de la Iglesia caigan en la tentación del “empresarialismo” y descarten de su atención. Ese es, en líneas generales, el mensaje que el papa Francisco ha querido ofrecer con motivo de la celebración, hoy, 11 de febrero, festividad de Nuestra Señora de Lourdes, de la XXVI Jornada Mundial del Enfermo.

“La imagen de la Iglesia como un ‘hospital de campaña’, que acoge a todos los heridos por la vida, es una realidad muy concreta, porque en algunas partes del mundo, solo los hospitales de los misioneros y las diócesis brindan la atención necesaria a la población”, señala Francisco en su mensaje, que lleva como título Mater Ecclesiae: “Ahí tienes a tu hijo… Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa” (Jn 19,26-27).

“En los países donde los sistemas sanitarios son inadecuados o inexistentes, la Iglesia trabaja para ofrecer a la gente la mejor atención sanitaria posible, para eliminar la mortalidad infantil y erradicar algunas enfermedades generalizadas”, señala el Papa, quien también destaca que en los países “con sistemas sanitarios públicos y adecuados, el trabajo de las congregaciones católicas, de las diócesis y de sus hospitales, además de proporcionar una atención médica de calidad, trata de poner a la persona humana en el centro del proceso terapéutico”.

Preservar a los hospitales católicos del mercantilismo

Esta realidad asistencial, cuajada a lo largo de “una historia de dedicación que no se debe olvidar”, le sirve al Papa para afirmar que este legado “ayuda a preservar los hospitales católicos del riesgo del ‘empresarialismo’, que en todo el mundo intenta que la atención médica caiga en el ámbito del mercado y termine descartando a los pobres”.

“La inteligencia organizacional y la caridad requieren, más bien, que se respete a la persona enferma en su dignidad y se la ponga siempre en el centro del proceso de la curación“, asegura Bergoglio, quien subraya, además, que “estas deben ser las orientaciones también de los cristianos que trabajan en las estructuras públicas y que, por su servicio, están llamados a dar un buen testimonio del Evangelio”.

Pacientes tratados de cólera en el hospital católico St. Antoine, de Haití, en 2015.

Más de 16.000 dispensarios y 5.000 hospitales

De la ingente labor asistencial que realiza la Iglesia en el campo de la salud, dan cuenta las cifras que, según la última actualización, a 31 de diciembre de 2014, ha hecho el Anuario Estadístico de la Iglesia, y que nos habla de servicio a través de 5.158 hospitales –con mayor presencia en América (1.501) y África (1.221)–; de 16.523 dispensarios, la mayor parte en África (5.230), América (4.667) y Asia (3.584); de 612 leproserías, distribuidas principalmente en Asia (313) y África (174); o de 15.679 casas para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad, la mayor parte en Europa (8.304) y América (3.726).

En España, por su parte, los 65 hospitales, 56 ambulatorios y dispensarios, y las 773 casas para ancianos, enfermos crónicos y personas con discapacidad, atendieron durante 2015 a 1.272.029 personas, según los datos de la Memoria anual de actividades de la Iglesia católica en España.

Noticias relacionadas
Actualizado
11/02/2018
Compartir