NAO 2014: Mucho arte para una Vida Nueva


ENRIQUE MEJÍAS RIVERO | El pasado 5 de abril se presentó una cita esperada por muchos: la NAO (Noche y Arte en Oración), cuya acogida –en su IV edición en la Archidiócesis de Valencia (España)– tendrá lugar en la parroquia de San Juan Bautista. Un encuentro que hunde sus raíces en el invierno madrileño de 1998 y que, desde entonces, ha traído consigo un derroche de bendiciones para todos los que, de una u otra forma, han subido a bordo de esta embarcación movida por la fe de hombres y mujeres de Dios.

En esta singladura, personas llegadas desde distintos puntos de nuestra geografía han ido aportando la riqueza de los diversos carismas de nuestra Iglesia, con apertura al ecumenismo, haciendo realidad una hermosa experiencia de comunión donde todos tienen cabida en el Todo.

Cada NAO va acompañada de un lema musicalizado, un regalo recibido, que pone palabras a la experiencia creyente. El de este año –Creemos, creamos– habla por sí solo. Desde el saberse y sentirse en buenas manos, brota el agradecimiento con los dones recibidos. Así, la expresión artística está más que presente, como puente privilegiado para el encuentro con Dios.

La letra de la canción muestra el rostro del Dios-Amor incondicional, que sigue creyendo en sus criaturas, con los brazos siempre abiertos, anhelando que todos ocupen su lugar en la mesa de la inclusión.

Su línea melódica comienza sin grandes saltos y al alcance de cualquier voz, creciendo en altura cuando se escucha “porque Yo te quiero con locura”: es la voz del Amado.

Un encuentro donde, como señala el papa Francisco, “todas las expresiones de verdadera belleza pueden ser reconocidas como un sendero que ayuda a encontrarse con el Señor”. Así sea: mucho arte para una Vida Nueva en Cristo (Ef 4, 17-24).

[Para ampliar información]

En el nº 2.889 de Vida Nueva

Actualizado
08/04/2014
Compartir