Pequeñas comunidades, la clave del futuro de la Iglesia

VICENTE L. GARCÍA | Valladolid acogió del 4 al 7 de julio, por segunda vez, el Encuentro de Nueva Evangelización (ENE) 2013, un evento que también es una oferta de encuentro y que, desde la vida en comunidad, analiza y proyecta el papel de la Iglesia en la misión evangelizadora.

En esta edición participaron cerca de 200 personas, con ponencias de numerosos expertos, entre obispos, teólogos, historiadores y periodistas.

Josué Fonseca, fundador de la comunidad Fe y Vida, explica a Vida Nueva algunas de las claves de este encuentro: “Somos muchos los que creemos que la Iglesia precisa de nuevos patrones, o quizá sea más correcto decir, recuperar patrones originales, más próximos a las pequeñas comunidades de los primeros siglos de la Iglesia”.

En este sentido, aventura que el futuro de las diócesis se sustentará más en pequeñas comunidades domésticas, unidas y supervisadas por el obispo, que en las actuales parroquias; en difinitiva, se trata de crear “comunidades en las que formar y proyectar evangelizadores”.

Otro aspecto importante es la búsqueda de momentos y acciones conjuntas desde el ecumenismo. “Como dijo el pastor Alfonso Cherene – señala Josué Fonseca– el poder de la unidad de los cristianos da una autoridad extraordinaria”.

ENE 2013, como en otros encuentros, recalcó el papel de la música como canal de comunicación en la tarea evangelizadora de las nuevas generaciones. “La Iglesia no es muy buena comunicando, particularmente a los jóvenes”, añade Fonseca.

Durante el encuentro en la capital vallisoletana se constató también una falta de formación específica para la nueva evangelización en seminaristas y sacerdotes –de la que adolecen también algunos obispos–. Es por ello que el encuentro del próximo año pondrá el acento en este colectivo de la Iglesia.

En el nº 2.857 de Vida Nueva.

Actualizado
18/07/2013
Compartir