Francisco: “La vejez es la sede de la sabiduría de la vida. Demos esta sabiduría a los jóvenes”

discurso del papa Francisco

Primer encuentro del papa con los cardenales

el papa Francisco en su discurso en el encuentro ante los cardenales

El Papa, en su encuentro con los cardenales

MIGUEL ÁNGEL MORENO | Esta vez sí que llevaba un discurso preparado (y no como en la homilía de ayer, que hizo sin papeles), pero no faltaron las ocasiones para saltárselo de forma reiterada y añadir comentarios a una disertación positiva, basada en la confianza en el Espíritu Santo, con la que el papa Francisco se dirigió al Colegio Cardenalicio en la mañana de hoy viernes 15 de marzo.

“Queridos hermanos, la mitad de los que estamos aquí estamos en la vejez. La vejez es la sede de la sabiduría de la vida. Tenemos la paciencia de haber caminado en la vida, como el viejo Simeón y la vieja Ana, que reconocieron a Jesús. Demos esta sabiduría a los jóvenes”, dijo el papa en una de las partes más significativas.

“No cedamos al pesimismo”

El Santo Padre también llamó a tener al Espíritu Santo como “supremo protagonista de las iniciativas y manifestaciones de la fe”, así como a entenderlo como una fuerza que lleva a la unidad, aunque a veces parezca “como si fuera un apóstol de Babel”, ha dicho fuera de guión, en referencia a las diferencias entre las distintas Iglesias. Sin embargo, estas diferencias no tienen que unirse en la homogeneidad, sino en la armonía, explicó el Papa.

“No cedamos al pesimismo, a la amargura que el Diablo nos ofrece todos los días”, pidió Francisco a los purpurados, a quienes reclamó el “valor de perseverar” y de “buscar nuevos métodos de evangelización” para llegar “hasta los extremos confines de la tierra”. “La verdad cristiana es atrayente y persuasiva porque responde al deseo profundo de la existencia humana”, agregó.

Agradecimientos a Sodano, Bertone, Re y a Benedicto XVI

El encuentro comenzó con unas palabras del cardenal decano, Angelo Sodano, que comenzó agradeciendo “el don que el Señor ha hecho a su Santa Iglesia dándole un nuevo Pastor”.

El cardenal italiano aseguró al pontífice la “entera disposición” de los purpurados y su intención de mantener “la mente abierta y el corazón creyente”.

Francisco abrió su disertación con un agradecimiento tanto a Sodano como al camarlengo Tarcisio Bertone y al cardenal Giovanni Battista Re (“nuestro jefe en el cónclave”, dijo) por su cooperación durante la sede vacante.

El recuerdo al papa emérito Benedicto XVI, que ha “enriquecido y vigorizado la Iglesia con su magisterio” también estuvo presente en el discurso del nuevo ocupante de la sede petrina. “Sentimos que Benedicto XVI ha encendido en el fondo de nuestro corazón una llama”, reiteró.

El Pontífice ha tenido tiempo para dar algunas noticias, como la del infarto sufrido por el cardenal argentino Jorge María Mejía, bibliotecario y archivero emérito del Vaticano, que no participó en el cónclave por tener más de 80 años, cuyo estado de salud es “estable”, según el papa Francisco.

A continuación del encuentro, los purpurados han podido saludar al Papa de forma personal, en una audiencia cordial.

Un estilo “directo y espontáneo”

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, valoró después –durante su encuentro diario con la prensa– el estilo del papa Francisco, que caracterizó como “directo y espontáneo”, refiriéndose a la homilía de ayer en la Capilla Sixtina.
Acerca del encuentro de hoy con los purpurados, el jesuita italiano destacó que el pontífice se dirigió a los cardenales como “hermanos” en lugar de “señores”, como era habitual anteriormente. También destacó su naturalidad para compartir información como la relativa al estado de salud del cardenal Mejía, y su llamada a valorar la diversidad de dones en la Iglesia a partir de la noción del Espíritu Santo como agente de armonía entre las diferentes percepciones eclesiales.

Lombardi también detalló que el papa no ha buscado ocupar un lugar distintivo en sus comidas en la casa Santa Marta, en la que todavía reside, ya que incluso ayer durante la cena buscó sitio junto al resto de los purpurados, con intención de tener conversaciones con ellos.

De la misma forma, durante la mañana ha ido a celebrar misa a la capilla de la residencia cardenalicia, una Eucaristía a la que se han unido varios cardenales, que han querido concelebrar con Francisco. [Lombardi: “Ha llegado un nuevo estilo al papado”]

Actualizado
15/03/2013
Compartir