Los obispos españoles, entre la “sorpresa” y el “respeto” por la renuncia del Papa

Braulio Rodríguez y Julián Barrio arzobispos de Toledo y Santiago Compostela

Prelados y diócesis expresan su gratitud a Benedicto XVI

Braulio Rodríguez y Julián Barrio arzobispos de Toledo y Santiago Compostela

Los arzobispos Braulio Rodríguez (Toledo) y Julián Barrio (Compostela) ayer en rueda de prensa

MARÍA GÓMEZ | Dos palabras para describir la reacción de la Iglesia en España ante la noticia de la renuncia de Benedicto XVI: sorpresa y respeto. Los obispos han coincidido en manifestar que se encuentran “sorprendidos” y hasta apenados, y todos piden oraciones tanto para Joseph Ratzinger como para su sucesor.

Desde Barcelona, el cardenal arzobispo Lluís Martínez Sistach, que participará en el próximo cónclave, ha calificado el anuncio de “coherente” y en consonancia con “alguna manifestación que ya había hecho” en alguna ocasión. “Considero que esta decisión –sigue el cardenal– pone de relieve la profunda espiritualidad del Santo Padre, la lucidez con que ha tomado esta determinación y su gran amor a la Iglesia, a la que ha querido servir siempre con la máxima entrega en los diversos ministerios que el Señor le ha confiado”.

El cardenal no podía dejar de citar la visita de Benedicto XVI a Barcelona en noviembre de 2010, cuando dedicó Basílica de la Sagrada Familia, un viaje que “dejó al Santo Padre y a todos nosotros un recuerdo inolvidable”.

En esa misma visita a España, también había dejado “su aliento pastoral” en Santiago de Compostela, como aseguraba el arzobispo Julián Barrio ayer en rueda de prensa. Desde su punto de vista, la renuncia del Papa debería ser interpretada como una “aceptación confiada de los designiso de la Providencia de Dios”.

Barrio destaca de Ratzinger “su magisterio clarividente, su entrega incondicional y su generosidad pastoral al servicio de la Iglesia universal y de la sociedad”. En estos momentos de sorpresa generalizada, “cualquier otra valoración sería prematura”, opina.

Una decisión “correcta”

En rueda de prensa también compareció el arzobispo primado de Toledo, Braulio Rodríguez, quien, tras confirmar su “sorpresa” por un hecho que “supone una novedad en los últimos siglos”, consideró que la decisión de abandonar “es correcta, como lo fue en su día la de Juan Pablo II” al seguir al frente de la Iglesia “y no quiso renunciar, aun estando enfermo”.

En cualquier caso, ha señalado que no se trata de una situación “catastrófica”, y que la Iglesia “seguirá con otras características, pero no habrá cambio sustancial”. “Ahora nos toca a los cristianos católicos orar y agradecer a Benedicto XVI todo su trabajo, y rezar para que los cardenales elijan bien al sucedor según su espíritu”.

El Arzobispado de Sevilla reconoce la “gran sorpresa”, la “impresión” y la “admiración por esta decisión, que revela la humildad, amor a la Iglesia, grandeza de alma y gran generosidad del papa Benedicto XVI”. En la nota pública enviada ayer, se agradece “su entrega sin descanso al servicio de la Iglesia en estos años y su espléndido y luminoso Magisterio, al que nos adherimos de corazón”.

La palabra y el magisterio

Ante los periodistas, el obispo de Guadix-Baza, Ginés García Beltrán, se sumó al agradecimiento público “por este Pontificado que tantos frutos ha dado y dará a la Iglesia y al mundo”.

“La palabra y el magisterio de Benedicto XVI quedan como una luz en medio del mundo en el que vivimos. El Papa de la palabra, como lo han definido algunos, nos ha mostrado la fuerza de la verdad y la belleza de creer. Sus enseñanzas seguián siedo una referencia segura y necesaria para la Iglesia en los tiempos que vienen”, ha dicho.

Desde Almería, el Obispado asegura que la noticia “nos ha conmovido hondamente. Somos conscientes de que un acto de tal seriedad como la dimisión de un Papa viene dictado por su conciencia, como él mismo ha declarado al hacer pública su decisión”.

Agradecidos también, señalan “el impulso lleno de coraje con el que ha afrontado las dificultades sobrevenidas a la Iglesia durante estos años, la clara orientación de la vida cristiana que su palabra ha representado en este tiempo, proclamando la fe y fortaleciendo su testimonio, son un don de Dios a la Iglesia”.

Muy elocuente fue el obispo de Huelva, José Vilaplana Blasco: “Aunque la decisión me deja un poco triste por el aprecio que le tengo al Papa y a su aportación al servicio de la Iglesia, la comprendo y no me extraña, ya que lo había insinuado en alguna ocasión”.

Para Bernardo Álvarez, obispo de Tenerife, se trata de un “acto de profunda libertad y de profundo amor a la Iglesia”, un “gran acto de valentía” para el que solo tiene palabras de “respeto y admiración”. “Benedicto XVI ha mostrado, en todo su pontificado, su deseo de servir, y todos somos conscientes de que lo hizo con gran sacrificio”, ha añadido.

La reacción del obispo de Zamora fue, cuando menos, curiosa. Gregorio Martínez Sacristán se enteró mientras presidía la eucaristía con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo, y tras la celebración, afirmaba: “Estoy impresionado, estoy muy afectado. Lo he querido mucho y ha tenido un pensamiento y una reflexión sobre la Iglesia y para la Iglesia, en estos momentos, de largo alcance”.

Opina que el Pontificado ha sido “corto, pero intenso, con un nivel de reflexión y de pensamiento a los cristianos y al mundo de cómo está y hacia dónde va… Creo que extraordinario”. Y añadía en un tono casi de obituario: “Tenemos que agradecer que es un gran pensador y una mente privilegiada la que Dios nos ha regalado con él en este principio de siglo. Este Papa yo creo que debe ser recordado como el papa pensador, reflexionador… En fin, que ha hecho un gran bien no solo a la Iglesia, sino a la humanidad, y que está por asumir todo el contenido que él ha sembrado en estos años”.

“Un tesoro para la Iglesia”

Para José Manuel Lorca Planes, obispo de Cartagena-Murcia, Benedicto XVI “será un tesoro para la Iglesia”. En rueda de prensa celebrada en el Palacio Episcopal, el obispo se ha mostrado sorprendido por “este acontecimiento histórico” que “puede estar dentro de los planes de Dios”.

Lorca Planes ha ensalzado la figura del Papa “por su magisterio, entrega, su palabra, así como su inteligencia sólida que ha ayudado a todos”. Y lo ha definido como “un gran teólogo que ha bajado a la tierra y nos ha indicado que el estilo de un cristiano no puede ser otro que el del amor”.

Actualizado
12/02/2013
Compartir