Mario Iceta demanda un “gran acuerdo” ante los desahucios

Mario Iceta obispo de Bilbao

El obispo de Bilbao señala que la diócesis dedica 138 de sus casas a familias necesitadas

Mario Iceta obispo de Bilbao

ANDER LÓPEZ | “Limitadas, paliativas y temporales”. Esa es la opinión del obispo de Bilbao, Mario Iceta, sobre las medidas adoptadas por el Consejo de Ministros el pasado día 15 para hacer frente al drama de los desahucios, que está dejando a miles de familias sin sus hogares.

Asimismo, el prelado ha instado a que, en este tema, los partidos políticos sean capaces de llegar a un “gran acuerdo” que dé una solución “definitiva” a esta problemática, toda vez que PP y PSOE fueron incapaces de alcanzar un pacto sobre las medidas a adoptar a pesar de varios días de negociaciones.

Iceta, que hizo estas declaraciones en rueda de prensa ante el Día de la Iglesia Diocesana, cuestionó algunos puntos de la vigente Ley Hipotecaria, como los intereses de demora, que calificó de “exorbitados”, o la entrada de los deudores en la lista de morosos, que “les impide algo tan sencillo como obtener una tarjeta de crédito o pedir un aval”, según Europa Press.

El obispo, que recordó que Cáritas Vizcaya promueve la recogida de firmas en favor de la dación en pago, aludió también a la carta abierta que le remitió el pasado día 11 el Foro de Curas de Bizkaia, en donde pedían que la diócesis hiciese un listado de casas “vacías o vaciables” de su propiedad para cederlas a los desahuciados.

“No entiendo el porqué de esta carta; llevamos realizando esta labor muchos años”, señaló tras aclarar que la diócesis tiene 460 viviendas, de las que 138 están dedicadas a familias que necesitan ayuda. De estas últimas, 82 están arrendadas con renta social baja y las otras 56 se ofrecen de forma gratuita.

De las 322 viviendas restantes, especificó que la mayoría se utilizan como viviendas para los sacerdotes y que algunas no tienen uso dado su gran deterioro. “Este año hemos rehabilitado tres viviendas que han sido dedicadas a los alquileres sociales. Nos gustaría poder rehabilitar más, pero nosotros también sufrimos las consecuencias de la crisis”, señaló.

“Dar un paso más”

Esta respuesta del prelado motivó, unos días después, una segunda carta del Foro en la que, agradeciéndole la información facilitada, le piden “dar un paso más”.

Un paso que consistiría en adoptar medidas como “evaluar si las casas curales (y, por extensión, otras propiedades como, por ejemplo, locales parroquiales o inmuebles de titularidad diocesana), están efectivamente vacías, son vaciables o han sido concedidas como segunda vivienda a diversas personas”; ofertar “esta iniciativa a todas las instituciones de Iglesia (de religiosos o laicos), invitándoles a sumarse a la misma (sabiendo que muchas de ellas ya lo están llevando a cabo)”; y, por último, “que la extendiera a cuantas personas tengan una segunda vivienda o viviendas
desocupadas”.

Los curas terminan invitando a su obispo a liderar “este paso adelante” y le animan “a seguir denunciando las limitaciones de los ajustes realizados por el Gobierno y a continuar insistiendo en la necesidad de una profunda reforma de la actual
legislación”.

En el nº 2.825 de Vida Nueva.

Actualizado
23/11/2012
Compartir