La misión busca un hueco en la pastoral ordinaria

Burgos acoge la 65ª Semana Española de Misionología

Eloy Bueno de la Fuente, en la 65 Semana Española de Misionología

El profesor Eloy Bueno, durante su intervención

FRAN OTERO | Ser misionero en la nueva evangelización es el tema central y título de la 65ª Semana Española de Misionología, un evento que este año busca desvelar “la relación que existe entre la misión ad gentes y la nueva evangelización”. Hasta Burgos se han acercado más de cien participantes para reflexionar sobre esta cuestión.

Entre ellos, cabe destacar al presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Braulio Rodríguez, así como algunos de sus miembros, como el arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez. Del mismo modo, se inscribió el arzobispo emérito de Zaragoza, Elías Yanes.

Eloy Bueno de la Fuente, catedrático de la Facultad de Teología del Norte de España y ponente en esta edición, reconoce a Vida Nueva que la pastoral misionera puede enriquecer con la dimensión ad gentes a la nueva evangelización para “evitar que caiga en un reduccionismo europeísta, en el fondo, otro modo de etnocentrismo”.

“El mundo es muy grande y la Iglesia realmente católica. Las misiones son Iglesias como las nuestras, y solo desde la comunión intereclesial se puede afrontar la evangelización de una cultura tan global y tan compleja”, añade.

Un permanente Pentecostés

En su opinión, la nueva evangelización solo tiene futuro y sentido desde un permanente Pentecostés: “La Iglesia existe para cruzar orillas, para saltar orillas, para nacer en los otros. La pastoral misionera debería contribuir a que esta perspectiva se convierta en paradigma de la pastoral ordinaria”.

Por su parte, Roberto Calvo, también de la Facultad de Teología de Burgos y ponente, sostiene que la misión, como siempre, mira al futuro, “está llamada a mantener cierto profetismo cuando recuerda que el camino evangelizador a recorrer aún se halla en sus comienzos”, y añade que la misión ad gentes ofrece orientaciones.

En cualquier caso, advierte: “Podemos caer en querer encuadrar todo como nueva evangelización y convertirlo en un eslogan omnicomprensivo que se use para seguir haciendo casi lo mismo que en épocas anteriores. Es fácil que nos quedemos encerrados y empobrecidos en nuestras propias realidades afirmando sin matizaciones que la misión está aquí”.

Ambos reconocen que la Semana es muy importante para la Iglesia en España, sobre todo tras su larga trayectoria de 65 ediciones. “Para la Iglesia en España, significa la presencia de uno de los carismas que en mayor medida enriquecen su vida y su testimonio, gracias a la generosidad de hombres y mujeres concretos. Para los misioneros, es el reconocimiento de que relizan y expresan lo más genuino del cristianismo”, afirma Eloy Bueno, quien lamenta “la poca sensibilidad de la teología ante una dimensión de la que podría recibir aliento y horizonte”.

En el nº 2.809 de Vida Nueva. La misión busca un hueco en la pastoral ordinaria, íntegro solo para suscriptores

LEA TAMBIÉN:

Actualizado
13/07/2012
Compartir