La Iglesia salvadoreña apoya la lucha contra las ‘maras’

Felicita al Gobierno por una futura ley que castigará la participación en estos grupos

(J. L. Celada) Saliendo al paso de la ola de violencia que sufre el país, el Gobierno salvadoreño ha presentado ante el Congreso un proyecto de ley para castigar la participación en pandillas juveniles y declararlas ilegales, una iniciativa que ha sido acogida con esperanza por parte de la Iglesia católica. Según el borrador de la misma, se criminaliza “la existencia, legalización, financiamiento y apoyo a las agrupaciones o asociaciones ilícitas, llamadas pandillas o maras, y los grupos de exterminio tales como la Mara Salvatrucha o MS-13, la pandilla 18, la Mara Máquina, la Mao Mao, la Sombra Negra y el XGN”.

En su habitual rueda de prensa al término de la eucaristía dominical, el presidente de la Conferencia Episcopal de El Salvador, José Luis Escobar Alas, felicitó al presidente Mauricio Funes por lo que considera “una buena respuesta” a una de las grandes lacras del país centroamericano, porque, si bien no resolverá totalmente el problema de la violencia, contribuirá a “mejorar el aspecto jurídico, el aspecto judicial y la investigación de la delincuencia”. Al dar lectura a una carta abierta al mandatario, el también arzobispo de San Salvador recordó cómo los prelados han expresado más de una vez su “profunda preocupación por la violencia que sufre El Salvador” y han reiterado su apoyo y acompañamiento “muy de cerca” a cuantos “sufren por esta plaga”.

Hasta 20 años de prisión

Alas, que ha propuesto reformar el Código Penal, advierte que “la ley antimaras se debe discutir a fondo y se deben tomar las mejores decisiones sobre un asunto tan sensible”. De aprobarse la ley, los integrantes, cómplices o financiadores de estos grupos podrían ser castigados con penas de entre cinco y veinte años de prisión. En cuanto a la pertenencia de menores de edad a estos colectivos, la nueva legislación contempla que sean “conducidos al Instituto Salvadoreño para el Desarrollo Integral de la Niñez y la Adolescencia”.

Los episodios violentos protagonizados por las maras causan un promedio de 13 muertes diarias en el país. Uno de los sucesos más graves tuvo lugar el 20 de junio, cuando una de estas bandas quemó un autobús, dejando 17 muertos (VN, nº 2.713).

En el nº 2.717 de Vida Nueva.

————

INFORMACIÓN RELACIONADA

Actualizado
23/07/2010
Compartir