La Iglesia condena la barbarie de ETA

Los obispos muestran su repulsa por el asesinato de Eduardo Pueyes

atentado-eta

(Vida Nueva) La Iglesia española ha condenado con rotundidad el atentado que en la mañana del viernes 19 de junio ha costado la vida, en la localidad de Ollargan-Arroigorriaga (Vizcaya), al inspector jefe del grupo de la Brigada de Información de la Policía Nacional, Eduardo Pueyes García. Los primeros en condenar los trágicos hechos fueron los obispos de Bilbao, Ricardo Blázquez y su auxiliar Mario Iceta, quienes, en un comunicado difundido poco después del atentado, , además de expresar su condolencia y solidaridad con la familia de la víctima, pidieron a ETA, “una vez más”, que desaparezca.

En una nota de prensa, por su parte, la Conferencia Episcopal Española condenó asimismo “este nuevo acto de barbarie” y reiteró su condena del terrorismo, “que es perverso en sí mismo y que no admite ninguna justificación”.

También el Arzobispado Castrense emitió un comunicado de repulsa, en un de cuyos puntos se señala que “ante estos acontecimientos tan trágicos nos podemos sentir impotentes, pero los cristianos creemos en la fuerza de la fe y de la oración de Jesucristo Muerto y Resucitado. Desde ella pedimos a Dios que acoja el alma de D. Eduardo Antonio, premiando su generosa entrega al servicio de la sociedad. Nos unimos a su familia en el dolor, confiamos que el Señor de la Vida les dé la virtud de la esperanza que conforta en estos momentos dolorosos. También pedimos a Dios que nos libre de la lacra del terrorismo que tanto sufrimiento está causando a los hombres y mujeres de España”.

Actualizado
19/06/2009
Compartir