La Iglesia venezolana apela al civismo social

En un mensaje se felicita por la lección democrática de los últimos comicios

(Andrés Cañizález– Caracas) Venezuela parece estar envuelta en una seguidilla de hechos políticos significativos. A las elecciones del 23 de noviembre, para escoger gobernadores y alcaldes, les siguió el anuncio del presidente, Hugo Chávez, de que buscará una enmienda a la Constitución, que sellaría su reelección por tiempo indefinido. El mandatario, que asumió el poder el 2 de febrero de 1999, tiene planes de gobernar al país hasta el año “2019 ó 2021, ya veremos”, según sus palabras.

La última cita con las urnas se convirtió en una ejemplar jornada cívica: poco más del 60% de los electores acudieron a votar, pero representó un récord para este tipo de comicios. Además, los resultados arrojaron un interesante mapa político en un país hasta  ahora monocolor. Aunque el gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) acaparó el mayor número de apoyos, distintos partidos de oposición, que en la mayoría de lugares construyeron alianzas electorales, lograron simbólicas victorias, entre ellas, la de Antonio Ledezma en Caracas, una plaza que Chávez daba por segura.

Así las cosas, tras estos resultados y antes de que el presidente comenzara su campaña por la enmienda, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) emitió un comunicado (Civismo y Democracia), en el que resalta “el ejemplar comportamiento cívico y democrático” de sus compatriotas en dicha jornada electoral y se felicita por la afluencia de votantes, prueba de que los venezolanos tienen “voluntad de ser gobernados por vías democráticas”.

Para los obispos, tras los resultados electorales se abre en Venezuela una etapa importante para trabajar mancomunadamente entre las autoridades electas, y piden a los políticos que “respondan a las expectativas del pueblo y coloquen, en primer lugar, la búsqueda del bien común y el bienestar de todos”.

Agresiva campaña

Sin embargo, el mensaje episcopal se desvaneció rápidamente en la agenda pública venezolana, pues el presidente Chávez ha lanzado ya una agresiva campaña electoral, esta vez para alcanzar la enmienda constitucional que le permita ser elegido sin límites. Una batalla final, como la ha definido él mismo, en la que “si no están con Chávez, están contra Chávez”, con un discurso a contracorriente del mensaje conciliador de la CEV.

Tras el visto bueno de los otros poderes, incluyendo el Parlamento, la enmienda deberá votarse a finales de febrero o principios de marzo, pero el presidente ya está en campaña, hasta el punto de que ha llamado a sus seguidores a que el saludo navideño de este 2008 sea: “Un ah, feliz Navidad, Chávez no se va“.

En el nº 2.641 de Vida Nueva.

Actualizado
19/12/2008
Compartir