conversos

Así me convertí: Dolores Ibárruri, La Pasionaria

  • Lo desveló hace unos años Pedro Miguel Lamet en su biografía sobre José María Llanos, el Padre Llanos
  • Desplazada en el PCE, el jesuita la acompañó hasta el final de su vida, encontrando en su amistad a Dios

Tamara Falcó, la Virgen María como referencia en la nueva edición de Masterchef

Así me convertí: Guillermo Rovirosa

  • El impulsor de la HOAC es considerado uno de los padres del apostolado en el mundo obrero
  • Pasó por todo tipo de pruebas, desde la cárcel y la censura con Franco al abandono de su mujer
  • La jerarquía eclesial española de la época no le entendió y buscó orillarle públicamente

Así me convertí: Manuel Azaña

  • El presidente de la República recibió la extremaunción en su exilio francés la noche de su muerte
  • En su amistad con una monja y con el obispo de Montauban se forjó el regreso a la fe de su infancia

Así me convertí: Etty Hillesum

  • Esta judía retrató su encuentro con Dios dentro de los campos de concentración nazis
  • “Me refugio en la oración como si fuera la celda de un convento”, escribió año y medio antes de morir

Así me convertí: Peter Seewald

  • El periodista alemán sintió una gran impresión al entrevistar a Joseph Ratzinger en 1996
  • Desde entonces, ha publicado otros tres libros con él y ha vuelto a su fe católica

Así me convertí: G. K. Chesterton

  • Tras una juventud agnóstica y praticar el espiritismo, acabó defendiendo el anglicanismo en lo teórico
  • Su conversión llegó al conocer al padre O’Connor, viviendo una fe plena y bautizándose católico

Así me convertí: Leonardo Mondadori

  • En 2002, poco antes de morir, el presidente de la principal editorial italiana anunció su conversión
  • En un libro-entrevista con otro converso, Vittorio Messori, contó cómo todo empezó en 1992

Así me convertí: Tamara Falcó

  • Aunque bautizada, no fue hasta 2011 cuando tuvo una verdadera experiencia de relación con Dios
  • No hubo nada extraordinario: leer la Biblia y unos ejercicios espirituales lo cambiaron todo

Así me convertí: Eduardo Verástegui

  • Tras darse a conocer en Hollywood a finales de los años 90, el actor mexicano se sintió “vacío”
  • Por esa rendija entró Dios, apostando desde entonces por crear sus propias películas con “valores”