¿Qué pinta Dios en las letras del trap y reggaetón? (IV parte)


Compartir

Terminamos este recorrido de las últimas cuatro semanas señalando una cara desconocida del reggaetón, su componente religiosos o espiritual. Este tipo de música ha sido la puerta de acceso para vivir diferentes tipos de ansiedad a muchos adolescentes por la presentación de modelos inalcanzables de físico o de vida en un contexto en el que todo se hipersexualixa hasta el extremo, y en la mayoría de las ocasiones desde roles poco igualitarios. En medio de la sincrética y extraña escala de valores que presenta este estilo musical también hay huellas de trascendencia.



Tras repasar algunas importantes estrellas las semanas anteriores –y dejar de lado a otras como Daddy Yankee– vamos a acabar este recorrido del blog de agosto con dos referencias más: Ozuna y Nicky Jam.

Ozuna, Dios en la cuarentena

“Dios está con nosotros. Soy fiel creyente, soy cristiano, y creo que Dios está trabajando en todas estas grandes cosas porque no hay mal que por bien no venga. Son cosas que son enseñanzas para muchas de las personas”. Quien así habla es el cantante Ozuna en una entrevista durante la pandemia del coronavirus.

Juan Carlos Ozuna Rosado nació en 1992 en Puerto Rico. Comenzó a componer canciones con 12 años y publica sus creaciones desde 2011 gracias a las redes sociales –en 2014 ya firmó su primer contrato–. En 2018 era una de las 100 personas mas influyentes de la lista que labora la revista Time. Huérfano desde los 3 años, conoció las estrecheces económicas mientras se criaba con su abuela, a la que ayudaba desde pequeño en su tienda. En 2010 se mudó a Nueva York y la música urbana sería su hábitat natural desde entonces, volviendo una año después a su patria. Su vida no ha estado exenta de polémicas varias por altercados violentos o extorsión.

Sin embargo, parece que la fe le acompaña siempre. Volviendo a la entrevista anterior, Ozuna, señala que “la Biblia dice muchas de las cosas que están pasando hoy en día. Sé que hay mucha gente que cree, que no cree. Los exhorto para que lean la Palabra de Dios; que Dios dice lo que está pasando hoy en día que mucha gente no lo cree”. “Ese pellizco es para que empiecen a creer y sepan que Dios está ahí en cada una de las cosas. No significa que Dios no está trabajando para que mejore”, añade.

Nicky Jam, la fuerza de quien renace

Y cerramos la serie con Nick Rivera Caminero, conocido como Nicky Jam, un estadounidense que se ha nacionalizado colombiano. Cuenta la leyenda que la mujer de un directivo discográfico le oyó cantar en un supermercado de Puerto Rico donde trabajaba como embolsador y le abrió las puertas a entrar en el mundo discográfico con 14 años. Formó dúo con Daddy Yankee, del que tomó distancia en 2004. Tras prácticamente desaparecer de la música, se va a Medellín (Colombia) donde resurgirá musicalmente. Su canción ‘El perdón’ (2015) confirma su vuelta al éxito logrando ser número uno en diferentes países, entre ellos España.

Por elegir una canción, ‘El ganador’ tiene forma de oración tras su renacimiento musical. “Te amo Dios, tú eres el que me bendice. Tú siempre me acompañaste en las noches grises, estaba el barco mío a punto de hundirse”, señala en los primeros versos. Para el cantante, al “ave fénix con Dios no hay quien lo aterrice”. En la canción relata así su experiencia vital: “Yo me acuerdo todas las mañanas, cuando me arrodillaba y rezaba. Yo sentía que el mundo acababa, que no me querían, a nadie le importaba…”. Por eso proclama: “Desde mis promesas a Dios, de bendiciones tengo un río. Le doy gracias a Dios. Siempre tuve la fe”.

Llama la atención descubrir estas letras y testimonios tan específicos en un mundo musical tan lleno de superficialidad y roles cuestionables… ¿profecía o espiritualidad de saldo?