Autores

Raúl Molina

Raúl Molina

Un laico en la corte del rey Arturo (I)

El fin de semana del pasado 17 de febrero participé en el Encuentro de Laicos sobre Primer Anuncio que se celebró en la Fundación Pablo VI de Madrid. Asistí en calidad de representante de CEMI, asociación

De púlpitos y fariseos

Los que de vez en cuando disponemos de púlpitos frecuentemente nos acostumbramos a vivir como sepulcros blanqueados, y, en muchas ocasiones, consciente o inconscientemente, nuestro único fin acaba siendo no bajarnos de él.

¡Cuánto no brillan!

¿Qué esperanza nos trae la clemencia de Alá, la misericordia y la justicia de Yahvé y el amor del Dios de Jesús? Contemplando el dolor que su prostituido nombre genera en Palestina, parece que

tomas halik

El sentido del sufrimiento o el sufrimiento como sentido

No voy a entrar en el valor que la posmodernidad da al placer, que ya estoy entrando, pero es esa una lectura de la realidad que se nos ha contagiado en una ‘versión religiosa del optimismo’ que,

Ni una de mis vacas

Hace unos días me enteré de que existe el Centro de Humanización de la Salud de Madrid. Los seres humanos, que yo pensé que “humanos” éramos por derecho propio, hemos tenido que crear centros de

Y tú, Jerusalén

Al acercarse Jesús a Jerusalén y ver la ciudad, lloró sobre ella, mientras decía: “¡Si reconocieras tú también en este día lo que conduce a la paz! Pero ahora está escondido a tus ojos”

Big Bang

A propósito del Big Bang

Este fin de semana he coincidido con un estudiante de segundo de Ciencias Físicas que está a punto de confirmarse y que, en un diálogo distendido sobre el sentido de la fe, planteaba como cuanto más avanza

El cardenal José Cobo, durante el acto celebrado en Aluche

Qué delito cometí

El pasado fin de semana se celebró la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado. En la concentración que se convocó en Madrid, en el barrio de Aluche, en las proximidades del CIE (Centro de Internamiento

Jóvenes con la cruz de la JMJ en Lisboa

¿Todos, todos, todos?

Tras la JMJ aparece en el acerbo de la cristiandad un nuevo mantra: “Todos, todos, todos”.

¿Acaso es bello?

¿Acaso un hombre semidesnudo, torturado durante horas, condenado de manera capciosa por defender la verdad y la justicia, y a punto de morir puede ser algo bello?