“Insostenible e inoportuno cualquier intento de discutir la ley del aborto”, dice el Episcopado argentino

“No cuidar todas las vidas, toda la Vida, sería una falta gravísima de un Estado que quiere proteger a sus habitantes”. Así se expresaban los miembros de la Comisión Ejecutiva tras conocerse, en los medios, la posible entrada del proyecto de ley sobre el aborto para su consideración.



Tiempos de pandemia

Los obispos mostraron su preocupación ante la realidad que está viviendo el pueblo argentino:

  • se viene sobreponiendo ante situaciones extremas con paciencia, ingenio y esperanza, como ante la pérdida de seres queridos.
  • “padecemos el humillante aumento en la cantidad de hogares cada vez más pobres“.
  • En cuanto a la educación, mencionaron la gran cantidad de alumnos que quedaron marginados, y señalaron que esta situación puso en evidencia la desigualdad de recursos y medios.
  • “Los heroicos agentes sanitarios agotados por el esfuerzo sobrehumano nos piden a gritos que cuidemos la vida”.

Frente a este panorama, la Comisión Ejecutiva señaló: “el sentido común -que abunda en el pueblo sencillo- nos revela que no hay lugar para pensar en proyectos legislativos que contradicen el discurso que dice cuidar a todos los argentinos como prioridad”.

Los prelados refirieron la oración del Papa Francisco aquel 27 de marzo en la Plaza de San Pedro: “¡Estamos todos en la misma barca!” “¡Nadie se salva solo!”. Por eso, recordaron que la Iglesia acompañó todas las acciones con prudencia y respeto a las decisiones, tanto políticas como sanitarias, para mitigar las consecuencias del Covid19 y fortalecer la unidad.

“Nos preocupa todo cuanto pueda alejarnos de este compromiso por la unidad a favor del bien común o que pueda acrecentar la brecha que nos divide”, afirmaron.

“Falta gravísima”

Frente a las versiones periodísticas que anticipan el envío del proyecto de ley de aborto por parte del Ejecutivo al Congreso Nacional, los obispos expresaron su sorpresa porque este tipo de acciones “desalientan la búsqueda del encuentro fraterno e imprescindible entre los argentinos”.

En referencia a la reciente Fratelli Tutti, advirtieron que “oscurece gravemente el horizonte” propuesto en la encíclica por el Papa Francisco porque “en el fondo no se considera ya a las personas como un valor primario que hay que respetar y amparar, especialmente si son pobres o discapacitadas, si “todavía no son útiles” –como los no nacidos-, o si “ya no sirven”- como los ancianos” (FT 18)

“Así como la dignidad de la vida y la promoción de los derechos humanos son conceptos centrales en una agenda auténticamente democrática, la situación general de la Salud Pública, planteada por esta dolorosa coyuntura, hace insostenible e inoportuno cualquier intento de presentar y discutir una ley de estas características“, aseveraron los obispos.

Para ellos, la pandemia alertó que el Estado debe velar por el cuidado de la vida humana. “No cuidar todas las vidas, toda la Vida, sería una falta gravísima de un Estado que quiere proteger a sus habitantes”, dijeron.

Finalmente, invitaron a la “prudencia política” en la búsqueda de la unidad, en un cuerpo social herido por los desencuentros entre argentinos.

La respuesta del gobierno

Como respuesta a esta declaración, el Secretario de Culto de la Nación Guillermo Oliveri, señaló que con el proyecto de legalización del aborto “nadie se puede sorprender”. Durante la campaña y ni bien iniciado el gobierno, Alberto Fernández avisó que este tema no se iba a demorar.

Según la agencia Télam, Oliveri expresó que Fernández “nunca ocultó su posición”. Además agregó: “Es más en todas las reuniones (con la Iglesia) el tema lo sacó siempre él, dijo que tenía un compromiso y una posición respecto del tema del aborto. Así que nadie se puede sorprender”. “El Presidente va a cumplir con lo que prometió y con lo que cree“, concluyó.

Noticias relacionadas
Compartir