.


El Sínodo de la Amazonía abre la puerta a la ordenación sacerdotal de “ancianos con una familia estable”

El Papa Francisco saluda a una familia indígena/EFE

El ‘Instrumentum laboris’ de la Asamblea Especial para la Región Panamazónica del Sínodo de los obispos, que se celebrará del 6 al 27 de octubre en Roma, sugiere a los padres sinodales que estudien “la posibilidad de la ordenación sacerdotal para personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable”.

Así lo recoge el documento que se ha dado a conocer hoy en Roma. Finalmente, el estudio de la ordenación de los llamados ‘viri probati’, que se traduciría como “hombres de probada virtud”, se introducirá en el debate del foro eclesial, una demanda reclamada desde hace décadas por las Iglesias locales de la región.  A este respecto, se desarrolla esta iniciativa orientada a “personas ancianas” pensando “para las zonas más remotas de la región” y “afirmando que el celibato es un don para la Iglesia”.

Remitiéndose a “Ecclesia de Eucharistia” de Juan Pablo II, el texto se hace eco de cómo “las comunidades tienen dificultad para celebrar frecuentemente la Eucaristía por la falta de sacerdotes. ‘La Iglesia vive de la Eucaristía’ y la Eucaristía edifica la Iglesia”. “Por ello se pide que, en vez de dejar a las comunidades sin Eucaristía, se cambien los criterios para seleccionar y preparar los ministros autorizados para celebrarla”, subraya.

La sugerencia lanzada forma parte de una amplia batería de propuestas que lanza el ‘Instrumentum laboris’ para lograr una “Iglesia profética en la Amazonía”  que pasa desde el activismo en defensa de los derechos de las comunidades indígenas a la propuesta de crear una estructura episcopal Amazónica, la traducción de la Biblia a las lenguas locales o crear un fondo económico de ecología integral.

Indígenas que prediquen a indígenas

En concreto, esta propuesta sobre la ordenación de adultos casados se recoge en la tercera parte del extenso texto preparatorio en el que se analizan los desafíos y esperanzas a los que se enfrenta la Iglesia en la Amazonía. La reflexión se incluye en el Capítulo IV dedicado a la organización de las comunidades. “Se trata de indígenas que prediquen a indígenas desde un profundo conocimiento de su cultura y de su lengua, capaces de comunicar el mensaje del evangelio con la fuerza y eficacia de quien tiene su bagaje cultural”, subraya el texto

El Instrumentum laboris apunta que “desde esta experiencia de organización sería oportuno reconsiderar la idea de que el ejercicio de la jurisdicción (potestad de gobierno) ha de estar vinculado en todos los ámbitos (sacramental, judicial, administrativo) y de manera permanente al sacramento del orden”.

Junto a la propuesta de los “viri probati”, el documento también incide en la urgencia de “promover vocaciones autóctonas de varones y mujeres como respuesta a las necesidades de atención pastoral-sacramental”.  “Hay que partir de una ‘Iglesia que visita’ a una ‘Iglesia que permanece’, acompaña y está presente a través de ministros que surgen de sus mismos habitantes”, enfatiza.

Remitiéndose a “Ecclesia de Eucharistia” de Juan Pablo II, el texto se hace eco de cómo “las comunidades tienen dificultad para celebrar frecuentemente la Eucaristía por la falta de sacerdotes. ‘La Iglesia vive de la Eucaristía’ y la Eucaristía edifica la Iglesia”. “Por ello se pide que, en vez de dejar a las comunidades sin Eucaristía, se cambien los criterios para seleccionar y preparar los ministros autorizados para celebrarla”, subraya.

Papel más activo del laicado

Así, se reclama un papel más activo de los laicos “para que sean sujetos de la Iglesia en salida”, un “protagonismo” que exige ofrecer “caminos de formación integral para asumir su rol de animadores de comunidades con credibilidad y corresponsabilidad”.

En esta línea, el texto aprobado por el Vaticano llama a “itinerarios formativos a la luz de la Doctrina Social” para promover la participación de los fieles tanto en la Iglesia como “en ámbitos de ciudadanía y política”.

El Instrumentum laboris hace especial incidencia en el rol de las mujeres, entonando un “mea culpa” en tanto que “en el campo eclesial la presencia femenina en las comunidades no es siempre valorada”. En este sentido, se propone un mayor liderazgo femenino con una fórmula que de alguna manera también se refiere al debate congelado en Roma sobre el diaconado de la mujer: “Identificar el tipo de ministerio oficial que puede ser conferido a la mujer, tomando en cuenta el papel central que hoy desempeñan en la Iglesia amazónica”.

Además de reinvindicar el papel de los laicos, también se insta a la vida religiosa a ser “alternativa y profética”, junto a los empobrecidos y excluidos, inculturada a través del aprendizaje de lenguas y culturas autóctonas “para generar vínculos y desarrollas una pastoral integral”.

Noticias relacionadas
Compartir